reuters
28 de abril de 2015 / 10:59 a.m.

EU.- Los bomberos de Baltimore luchan este martes por controlar el fuego en los edificios incendiados por los disturbios surgidos tras el funeral de un joven afroamericano de 25 años, quien murió luego de una herida en la columna vertebral mientras estaba bajo custodia policial.

El humo invadió las calles donde los bomberos intentaban contener los daños causados por la violencia que se desató el lunes a pocas cuadras del funeral de Freddie Gray, extendiéndose por gran parte de West Baltimore.

La policía informó que el lunes hubo 15 oficiales heridos, seis de ellos de gravedad.

La muerte de Gray dio nuevos bríos al malestar ciudadano por el trato policial a los afroamericanos, que explotó el año pasado tras la muerte a manos de la policía de hombres negros desarmados en Ferguson, Nueva York y otras partes.

La violencia pareció sorprender con la guardia baja a los funcionarios y líderes comunitarios de la ciudad, tras una semana de manifestaciones pacíficas en su mayoría por la muerte de Gray el 19 de abril.

El gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, declaró el estado de emergencia el lunes y la Guardia Nacional estaba llegando a la ciudad.

También se impuso una semana de toque de queda en la localidad de mayoría negra desde la noche del martes, con excepciones para emergencias laborales y médicas.

Por su parte, la alcaldesa, Stephanie Rawlings-Blake, dijo que el movimiento fue un incidente que comenzó el mediodía del lunes.

"Creo que no habría sido apropiado traer a la Guardia Nacional cuando lo teníamos bajo control", aseguró.

Apenas ayer, varios grupos de jóvenes lanzaron piedras y ladrillos a la policía. Los alborotadores reventaron los vidrios de varios autos al exterior de un gran hotel y cortaron dos veces la manguera de los bomberos que intentaban apagar un incendio en una farmacia que fue saqueada previamente.

La policía efectuó al menos 27 arrestos y los colegios de Baltimore cerraron el martes. Un partido de béisbol de los Orioles fue cancelado y los negocios y estaciones de tren no abrieron en esta ciudad de 620 mil habitantes situada a 64 kilómetros de la capital.

Gray fue arrestado el 12 de abril cuando huía de la policía. Fue transportado a la comisaría en un furgón sin cinturón de seguridad, y sufrió una lesión en su espalda que acabaría causándole la muerte una semana después.

Un abogado de la familia Gray asegura que su espina dorsal estaba cortada en un 80 por ciento a la altura del cuello mientras permanecía bajo custodia.

Seis oficiales fueron suspendidos y el Departamento de Justicia está investigando posibles violaciones de los derechos civiles.