AP
23 de junio de 2016 / 08:20 a.m.

Londres. — Los británicos deciden el jueves si su país debe permanecer o abandonar la Unión Europea, un referéndum histórico que amenaza con socavar el experimento de unidad continental que comenzó tras la II Guerra Mundial.

Más de 46 millones de personas están registradas para votar en el plebiscito y responder a la pregunta "¿Debería Gran Bretaña seguir siendo un miembro de la Unión Europea o debería salir de la Unión Europea?". En la encendida campaña, el país evaluó su posición en el mundo actual, e incluso se cuestionó el rumbo que debería tomar en el futuro.

Británicos eligen si salen de la Unión Europea
En algunas partes del país se registraban precipitaciones intensas, lo que podría afectar sobre la participación. | REUTERS
Británicos eligen si salen de la Unión Europea
Las encuestas de opinión sugieren que el resultado será ajustado. | REUTERS
Británicos eligen si salen de la Unión Europea
Los partidarios de mantenerse en la UE, encabezados por el primer ministro David Cameron, sostienen que el país es más seguro y rico junto a las otras 27 naciones del grupo. | REUTERS
Británicos eligen si salen de la Unión Europea
"¿Debería Gran Bretaña seguir siendo un miembro de la Unión Europea o debería salir de la Unión Europea?" | REUTERS
Británicos eligen si salen de la Unión Europea
El asesinato de la legisladora proeuropea Jo Cox en la última semana de campaña también podría ser un factor en el resultado. | AP

"Este es, diría, el día más importante en los últimos 20 años, al menos para Gran Bretaña, y las consecuencias económicas de un voto por salir son enormes", dijo Hasan Naqvi, un banquero de inversión, en el exterior de un centro de votación en Londres.

Los partidarios del "Brexit" — un juego de palabras en inglés empleado popularmente para referirse a la salida del país de la UE — defienden que solo abandonar el bloque puede devolver el poder al Parlamento y el control sobre la emigración. Los partidarios de mantenerse en la Unión Europea, encabezados por el primer ministro David Cameron, sostienen que el país es más seguro y rico junto a las otras 27 naciones del grupo.

Los mercados financieros se han mostrado volátiles antes de la votación, mientras las encuestas de opinión sugieren que el resultado será ajustado. La libra subió durante la semana ante el optimismo de los mercados porque la indecisión antes la consulta resulte en un voto en favor de la permanencia. La libra llegó a alcanzar brevemente los 1.48 dólares en operaciones durante la noche, su nivel más alto desde el inicio del año.

La participación se considera un elemento crucial para el resultado de la consulta, ya que las encuestas sugieren que hay gran cantidad de votantes indecisos. Los que dudan hasta el final suelen optar por el status quo, lo que favorecería a la campaña por la permanencia. Los partidarios de la salida también tienden a estar más comprometidos.

"Todo pasa por la participación y los moderados de la 'permanencia' que se queden en casa", manifestó el líder del Partido Independencia Británica, Nigel Farage, en el exterior de su casa tras recoger los periódicos del día.

"Creo que tenemos muchas posibilidades, lo creo de verdad", agregó.

En algunas partes del país se registraban precipitaciones intensas, lo que podría afectar sobre la participación. Partes de Londres y el sureste de Gran Bretaña estaban anegadas y el departamento de Bomberos de la capital recibió cientos de llamadas por incidentes relacionados con la climatología a primera hora del jueves, incluyendo reportes sobre inundaciones y rayos.

Los meteorólogos advirtieron de que los votantes en el sureste del país necesitarían paraguas y quizá botas de goma para ir a votar. El primer ministro, David Cameron, ignoró las preguntas sobre el clima cuando acudió con su esposa Samantha a votar en Londres.

"Creo que es muy importante votar sobre esta decisión tan importante", dijo la votante Belinda Byrne en Teddington, en el suroeste de Londres. "Va a tener un impacto enorme en el país".

Hay una impresión generalizada de que la pugna está demasiado ajustada como para predecir su resultado, aunque las casas de apuestas se han mantenido firmes en su pronóstico de la permanencia, un hecho que señaló con alegría el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, cuando acudió a votar en una escuela de su circunscripción en Londres.

"Uno puede mirar al viento o mirar a los corredores de apuestas", dijo Corbyn, que respalda la permanencia en la UE. "Los corredores de apuestas suelen acertar".

El asesinato de la legisladora proeuropea Jo Cox en la última semana de campaña también podría ser un factor en el resultado. Aunque el motivo del crimen aún no está claro, el poco habitual asesinato de un político arroja una sombra sobre una divisiva campaña más agresiva de lo normal, incluso para los acalorados estándares británicos.

El marido de la diputada, Brendan Cox, dijo el miércoles a una multitud de 9 mil personas reunidas en la plaza Trafalgar la víspera de la votación que su esposa había muerto por sus ideas.

"El asesinato de Jo fue político", dijo. "Fue un acto de terrorismo diseñado para impulsar una campaña de odio hacia otros. Qué hermosa ironía que fuera un acto diseñado para impulsar el odio lo que en realidad generase semejante explosión de amor".

La influencia de la UE en cada aspecto de la vida ha hecho que la decisión en juego sea más compleja que unas elecciones generales, y mucho más acalorada. Y si bien la decisión será final, a diferencia de unos comicios que pueden ver el resultado revocado en la siguiente legislatura, el referéndum no es legalmente vinculante y el Parlamento tendría que votar para revocar la ley que metió a Gran Bretaña en la UE en un principio.