NOTIMEX
20 de junio de 2016 / 07:23 a.m.

Bruselas.- Las principales estaciones del Metro de Bruselas operaban hoy con acceso restringido luego de nuevas alarmas por un posible atentado terrorista durante el fin de semana.

La Policía Belga ordenó el cierre, por tiempo indeterminado, de algunas puertas de entrada a fin de facilitar los controles de personas y objetos sospechosos, informó la compañía de transportes públicos de la capital (Stib).

Medida similar había sido adoptada en el conjunto de estaciones en los días siguientes a los atentados del 22 de marzo.

La decisión fue tomada después de la detención de tres hombres sospechosos de planear un atentado en una plaza pública donde centenas de personas deberían asistir al partido entre Bélgica y Suiza por la Eurocopa, el sábado, en el centro de Bruselas.

Los imputados son dos familiares directos y un amigo de los hermanos Ibrahim y Khaled El Brakaoui, dos de los terroristas suicidas del 22 de marzo, que cobraron la vida de 32 personas.

El grupo fue detenido en la madrugada del sábado en el marco de 40 redadas en diversos barrios de la ciudad. Otras nueve personas fueron detenidas y liberadas después de interrogadas.

Pese el registro de 152 garajes, no se han hallado armas o explosivos, lo que contribuyó para mantener la tensión elevada durante todo el fin de semana.

El domingo la Estación Central de trenes, a pocos metros de la plaza central de Bruselas, fue evacuada luego de que se denunciara la presencia de una maleta sospechosa.

El local permaneció cerrado durante una hora y la alarma se probó falsa.

Pese a todo, el Organismo de Coordinación para el Análisis de Amenaza (Ocam) decidió mantener en el nivel tres en una escala de cuatro el alerta por posible atentado terrorista y el ministro del Interior, Jan Jambon, instó la población a mantener “una vida normal”.

“Mantendremos nuestro ritmo de vida y continuaremos a seguir los partidos de fútbol”, afirmó en entrevista con la radio RTL, en la mañana del lunes.

“Del contrario, hacemos el juego de Daech (acrónimo árabe para Estado Islámico, grupo terrorista que reivindicó los atentados del 22 de marzo)”, sostuvo.

El ministro señaló la importancia de “respetar las directivas de los servicios de seguridad”, aunque insistió en que “no hay motivo de pánico”.