AP
12 de marzo de 2017 / 02:31 p.m.

JOHANNESBURGO.- A pesar de la caza furtiva, el gobierno de Sudáfrica está avanzando con planes para permitir el comercio interno y la exportación limitada de cuernos de rinoceronte.

Sin embargo, muchos conservacionistas internacionales creen que los rinocerontes se volverán más vulnerables a los cazadores furtivos luego de una masacre récord de estos animales en la última década.

Según el proyecto de reglamento, un extranjero con los permisos correspondientes podrá exportar "para fines personales" un máximo de dos cuernos de rinoceronte.

Los críticos del plan sostienen que será difícil seguir el rastro de todo cuerno exportado y que probablemente terminará en el mercado negro, vulnerando los acuerdos mundiales para proteger a las poblaciones amenazadas de rinocerontes.

La mayoría de los rinocerontes del mundo viven en Sudáfrica. Una prohibición internacional del comercio de cuernos de rinoceronte ha estado en vigor desde 1977 y Sudáfrica impuso una moratoria en el comercio interno en 2009, cuando se aceleró la caza furtiva de rinocerontes para satisfacer la creciente demanda de cuernos en partes de Asia, especialmente en Vietnam.

Algunos consumidores en Asia creen que el cuerno de rinoceronte en forma de polvo puede curar enfermedades, aunque no hay evidencia en ese sentido. El cuerno está hecho de la misma sustancia que las uñas humanas.