7 de enero de 2014 / 02:55 p.m.

CIUDAD DE PANAMA.- La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y un consorcio liderado por la española Sacyr se reunirán el martes en busca de zanjar una disputa por millonarios costos adicionales en la ampliación de la vía marítima, un tropiezo que amenaza con demorar las obras.

El administrador de la autónoma ACP, Jorge Quijano, acordó reunirse en Ciudad de Panamá con los representantes del consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) para estudiar el posible cofinanciamiento de los 1.600 millones de dólares en costos extraordinarios.

"Nos hemos planteado las posibilidades nuestras para contribuir, siempre y cuando ellos (GUPC) igual contribuyan", dijo el funcionario el lunes.

GUPC, integrado además por la italiana Impregilo, la belga Jan De Nul y la panameña Constructora Urbana, amenazó con suspender las obras en la vía transoceánica -vital para el comercio mundial- si Panamá no asumía los costos atribuidos a fallas geológicas imprevistas.

La ACP ha rechazado los argumentos del consorcio, cuyo contrato por 3.200 millones de dólares es parte del proyecto general de ampliación por unos 5.250 millones de dólares.

En el enfrentamiento han mediado los gobiernos de Panamá y de España, pero ambos han dicho que la disputa es privada y han insistido en que las partes deben resolverla.

Quijano había dicho el fin de semana al diario español El País que quiere que el consorcio ofrezca información adicional a la ya presentada, y que buscará "asegurar que cualquier paro de obra sea mínimo y se pueda seguir adelante, sea en manos de terceros o en manos de la ACP".

Sacyr, con deudas que al cierre de septiembre eran de tres veces su valor en el mercado, también tiene mucho apostado en el proyecto panameño. La empresa obtuvo un 55 por ciento de sus ingresos del periodo enero-septiembre del 2013 fuera de España.

Panamá contribuyó con un 25 por ciento de las ventas internacionales de Sacyr por 1.780 millones de dólares en los primeros nueve meses del 2013.

Reuters