AP
21 de abril de 2015 / 07:26 a.m.

Utah.- Una mujer que mató a seis de sus hijos recién nacidos y ocultó los cadáveres en su cochera fue sentenciada el lunes a una pena máxima de cadena perpetua en una audiencia emotiva en la cual un fiscal la calificó como una asesina "increíblemente indiferente e insensible".

El juez impuso una sentencia contra Megan Huntsman que fue más allá de lo que se solicitó en un acuerdo con la fiscalía a cambio de su declaración de culpabilidad debido a que los asesinatos le causaron mucho repudio. El juez Darold McDade dijo que escuchó sobre el caso antes de que éste llegara a su corte y que esperaba que no le fuera asignado.

Huntsman, de 40 años, dijo a la policía que era demasiado adicta a la metanfetamina para cuidar a más bebés durante la década en que fueron asesinados los recién nacidos. La policía señaló que ella ocultó sus embarazos, dio a luz en su casa y sofocó y estranguló a los niños con sus propias manos minutos después de su nacimiento. Ella mató seis bebés, y se determinó que un séptimo cuerpo que fue hallado en su cochera era de un mortinato.

CASA DE ASESINA

La policía encontró los cadáveres envueltos en ropa, pero en bolsas de plástico y dentro de cajas. Ella con el tiempo se mudó de la casa y dejó los restos en descomposición. Pensó en mover los cuerpos del lugar, pero dijo que no pudo pensar en una manera de hacerlo sin ser atrapada.

Sigue sin estar claro cómo ocultó Huntsman a familiares y amigos los embarazos, nacimientos y asesinatos.

"Estos fueron asesinatos muy fríos y calculados", dijo el fiscal Jeff Buhman. "Ella fue una mujer notable, inconcebible e increíblemente indiferente e insensible".

Familiares sollozaron en la corte mientras el detective Dan Beckstrom de la policía de Pleasant Grove hablaba sobre los asesinatos.

Señaló que el primer cadáver fue descubierto por una de las hijas de la pareja cuando limpiaba la cochera con su padre, Darren West, poco después de que él terminó una condena de ocho años en una prisión federal por cargos relacionados con metanfetamina en abril de 2014. Él vivió con Huntsman durante la década en que fueron asesinados los bebés, pero la policía ha dicho que no lo están investigando por esas muertes.

Huntsman tiene tres hijos y decidió no matar a uno de ellos porque la gente se percató de su embarazo, dijo Buhman.