11 de marzo de 2014 / 03:05 p.m.

CIUDAD DE GAZA.- Un ataque israelí mató el martes a tres milicianos de Gaza cerca del lugar donde un avión teledirigido israelí se estrelló tras sufrir una falla técnica, informó un funcionario de Gaza.

Las fuerzas armadas israelíes dijeron que se investigan las causas que provocaron la caída del Skylark el martes.

Israel usa aviones teledirigidos para reunir información de inteligencia sobre actividad de las milicias en Gaza. El territorio es gobernado por el grupo palestino Hamas y varios grupos armados más operan en la zona.

Integrantes de Hamas dijeron haber recuperado la aeronave y aseguraron que la entregaron a las fuerzas de seguridad. No se dieron mayores detalles.

El ejército israelí no especificó si el avión podría ser de utilidad como para proporcionar secretos o tecnología a las milicias en caso de haber caído en manos de Hamas. Sin embargo, se sabe que el Skylark tiene salvaguardas que impiden que personal no autorizado tenga acceso a información de la aeronave.

Poco después que cayó el avión teledirigido, el movimiento Yihad Islámico dijo que un ataque israelí mató a tres miembros del grupo. Israel dijo que fue en represalia por morteros que habían sido disparados hacia Israel.

"Los terroristas deben saber que pagarán un precio cuando participen en una agresión", advirtió el vocero militar, teniente coronel Peter Lerner.

Los militares agregaron que en un incidente el lunes tarde, soldados israelíes mataron a tiros a un palestino que lanzaba piedras contra automóviles israelíes en Cisjordania. La policía palestina culpó inicialmente a los colonos judíos por los disparos.

El incidente ocurrió poco después que guardias israelíes mataron a tiros a un juez jordano que, según los israelíes, intentó arrebatar un fusil a un soldado en el cruce fronterizo entre Cisjordania y Jordania.

Son infrecuentes los tiroteos en el cruce Allenby. Israel y Jordania firmaron un acuerdo de paz hace 20 años y mantienen estrechos vínculos para mantener la seguridad.

Los militares dijeron que, según una investigación preliminar, el hombre atacó a un soldado al grito de "¡Dios es grande!", y los soldados le dispararon a las piernas, y —según la versión militar— cuando el individuo empezó a estrangular a un soldado, lo mataron.

Nabil Abu Rdeneh, un vocero del presidente palestino Mahmud Abbas, dijo que los nuevos incidentes eran "una peligrosa provocación" que podría tener consecuencias.

Israel y los palestinos están involucrados en conversaciones de paz que hasta ahora no han mostrado ningún indicio de progreso.