4 de julio de 2013 / 02:09 p.m.

Madrid • El ex presidente de México Felipe Calderón estuvo ayer en Madrid y evitó hacer declaraciones porque "estoy en voto de silencio". Eso sí, al participar en una conferencia habló de que el gran reto para México es ser "un país de leyes" para que pueda cumplir su meta de ser una nación desarrollada con Estado de derecho.

"El gran reto de México es seguir siendo un país de leyes y eso es clave para toda América Latina. En la medida en que se atenta contra el comercio y la legalidad se impide el enorme potencial de la región", afirmó Calderón.

Calderón fue invitado a la capital de España por el ex presidente José María Aznar para participar en la conferencia "Una nueva relación atlántica", que organiza la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que éste preside.

El ex mandatario mexicano añadió que "para que haya inversión tiene que haber Estado de derecho. Nadie tiene la insensatez de ir a invertir a un país donde sabes que te van a quitar tu dinero, por lo que es importante generar certidumbre".

Indicó, además, que “muchos de los grandes errores de los países y gobiernos actualmente está en ignorar la base fundamental, el principio de libertad de comercio que es la generación de bienestar y de ganancias a mayor apertura y nivel comercial”.

Calderón evitó cualquier referencia al crimen organizado y a la situación de violencia que padece México y trazó un panorama idílico sobre su sexenio al defender las reformas políticas y económicas de su gobierno tras la crisis de 2009.

"La economía mexicana venía cayendo en el primer y segundo trimestre de 2009 a tasas del 10 por ciento negativo fue una contracción brutal que podía haber generado una turbulencia política y económica brutal, ya que la gente cuando tiene un problema grave en su bolsillo sale a la calle y eso lo vimos en la primavera árabe y lo estamos viendo ahora en Brasil".

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ