ISRAEL NAVARRO
27 de julio de 2013 / 02:54 p.m.

México • El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados (CESOP) consideró que alargar la aprobación de reformas estructurales en el Congreso "polariza y estanca los temas".

El documento "Reforma laboral: algunos apuntes para el análisis legislativo" explica que prueba de ello fue el proceso legislativo que dio origen a la reforma de la Ley Federal del Trabajo, que tuvo una "complejidad significativa".

La cual, señala, se derivó principalmente de "la falta de consensos entre los diversos actores del ámbito del trabajo, lo cual generó que los intentos para construir acuerdos legislativos encaminados a una reforma enfrentaran obstáculos infranqueables".

El autor del estudio, el investigador José de Jesús González, comentó que "el tiempo transcurrido desde que se impulsaron los primeros intentos por parte del Ejecutivo de reformar la legislación laboral a fondo originó que la discusión en el Congreso se estancara y que el tema fuera pospuesto de manera recurrente".

Por ello, el centro de estudios advirtió que "en el futuro la discusión legislativa de las reformas estructurales tendrán como nunca antes la participación y la movilización de los sectores involucrados constituyéndose éstos en actores de importancia en los procesos de revisión y debate legislativo en los próximos años".

El documento recordó los argumentos presentados por los actores que manifestaron su respaldo a la reforma laboral, entre los que encuentran la Presidencia (entonces encabezada por Felipe Calderón), la Secretaría del Trabajo y la iniciativa privada por medio del Consejo Coordinador Empresarial.

Los cuales señalaron que con los cambios se introducirían nuevas modalidades de contratación para flexibilizar el mercado de trabajo e incrementar la oferta laboral, buscando modernizar la impartición de la justicia para agilizar la solución de conflictos entre patrones y trabajadores, y pretendiendo incrementar la productividad, la competitividad y el crecimiento económico.

El análisis agrega que por el lado de quienes cuestionan la reforma se encuentran académicos estudiosos del tema y organizaciones gremiales, como la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

Y sus argumentos señalan que las modificaciones incrementan el sistema de control empresarial sobre la contratación colectiva, que es un intento por reducir el costo de mano de obra, que abate la estabilidad en el empleo y favorece el despido.

También refiere que quienes han objetado dicha reforma aseveran que los cambios a la normatividad de trabajo son violatorios al principio de progresividad en materia de derechos humanos y a las garantías laborales.

Entre las figuras y modalidades laborales contenidas en la iniciativa del Ejecutivo y que fueron objeto de discusión en ambas cámaras, entre septiembre y noviembre de 2012, se encuentran: contratación, periodos de prueba, contratos de capacitación inicial y trabajo de temporada, entre otros temas.