MULTIMEDIOS DIGITAL
8 de agosto de 2017 / 09:55 a.m.

ESPECIAL.- De alguna manera, el Rainbow Day Camp es muy común a cualquier otro campamento. Los niños comen su almuerzo, hacen brazaletes de amistad, juegan al baloncesto y cantan. Pero también es único, desde el momento en que los campistas llegan cada mañana.

Cada día, los campistas le dan a los niños la opción de elegir su pronombre de preferencia. Algunos optan por "ella" o "él"; otros optan por una combinación de "él/ella" o algunos por ningún pronombre en absoluto. Algunos cambian su nombre o pronombres a diario.

El campamento en la ciudad de El Cerrito, Texas, abastece a niños transgéneros y género fluido de 4 a 12 años de edad, siendo el único campamento en el mundo en hacerlo.

La matrícula se ha triplicado a cerca de 60 jóvenes campistas desde que se inauguró hace tres veranos, con niños procedentes de todo Estados Unidos.

FOTO: AP

Los planes están en marcha para abrir una sucursal el próximo verano en Colorado, y el campamento ha sido contactado por padres y organizaciones en Atlanta, Seattle, Louisiana y otros lugares interesados ​​en la creación de programas similares.

Especialistas en género dicen que el crecimiento del campamento refleja lo que están viendo en las clínicas de género en todo el país: un número creciente de niños que salen como transexuales a edades tempranas. Ellos acreditan el aumento a una mayor apertura y la conciencia a las cuestiones de la comunidad LGBT+.

"Hace una década, este campamento no habría existido. Eventualmente, creo, no será tan innovador", dijo Sandra Collins, fundadora del campamento. "No sabía que pudieras ser transgénero a una edad muy temprana. Pero mi hija sabía con seguridad a los 2 años".

La experiencia de Collins como madre de una niña transgénero, ahora de nueve años, la inspiró a comenzar el campamento.

"Muchos de estos niños han sido intimidados y han sufrido trauma en la escuela. Este campamento es un mundo donde nada de eso existe", dijo Collins. "Esa es una nueva experiencia para los niños que están acostumbrados a esconderse y sentirse pequeños".

Scarlett Reinhold, la hija de Collins que nació como varón, dice que en el campamento puede ser 'ella' misma. "Me siento cómoda por ser quien soy y quién quiero ser", dice Scarlett.


Con información de AP

pjt