11 de septiembre de 2014 / 02:51 p.m.

EU.- La protectora capa de ozono de la Tierra está comenzando a recuperarse, debido mayormente a la reducción progresiva desde la década de 1980 de ciertos químicos utilizados en refrigerantes y latas de aerosol, reportó el miércoles un panel de científicos de la Organización de las Naciones Unidas en una inusual buena noticia sobre la salud del planeta.

Científicos señalaron que la tendencia demuestra que cuando el mundo se une, puede contrarrestar una crisis ecológica.

Por primera ocasión en 35 años, científicos pudieron confirmar un aumento sostenido y estadísticamente significativo en la capa de ozono, la cual protege al planeta de la radicación solar que ocasiona cáncer de la piel, daños en cultivos y otros problemas.

De 2000 a 2013, los niveles de ozono aumentaron 4% en las latitudes medias del hemisferio norte a aproximadamente 48 kilómetros (30 millas) de altitud, dijo el científico de la NASA Paul A. Newman. Él copresidió la valoración de ozono realizada cada cuatro años por 300 científicos que fue presentada en la ONU.

"Es una victoria para la diplomacia y para la ciencia, y para el hecho de que somos capaces de trabajar juntos", dijo el químico mexicano Mario Molina. En 1974, Molina y F. Sherwood Rowland escribieron un estudio científico pronosticando el problema del agujero en la capa de ozono. Ganaron el Premio Nobel de Química en 1995 por su trabajo.

La capa de ozono había estado disminuyendo desde finales de la década de 1970. Clorofluorocarbonos fabricados por el hombre, llamados CFCs, liberaron cloro y bromo, elementos químicos que destruyeron moléculas de ozono en la estratósfera.

Después que los científicos detonaron la alarma, las naciones del planeta llegaron a un acuerdo en 1987 para reducir gradualmente los CFCs. Los niveles de esos químicos están disminuyendo en altitudes de entre 50 y 80 km (30 y 50 millas).

La ONU calculó en un reporte previo que sin el acuerdo, para 2030 hubiera habido dos millones de casos nuevos de cáncer de piel al año en todo el mundo.

Paradójicamente, los gases de efecto invernadero —considerados la mayor causa del calentamiento global— también están ayudando a reconstruir la capa de ozono, señaló Newman. El reporte indicó que el aumento de dióxido de carbono y otros gases enfría la parte superior de la estratósfera, y el aire más frío incrementa la cantidad de ozono.

Aun así, la capa de ozono está lejos de recuperarse por completo. Las sustancias químicas que destruyen el ozono y que aún están en la atmósfera crean un hoyo sobre el polo sur cada año, y ese hoyo no se ha cerrado. Además, la capa de ozono es aún 6% más delgada que en 1980, de acuerdo con cálculos de Newman.

FOTO: Ap