NOTIMEX
12 de octubre de 2015 / 03:21 p.m.

Ciudad del Vaticano.- La Comisión para la Tutela de los Menores del Vaticano, creada por el Papa Francisco y que se ocupa de prevenir los abusos contra menores en la Iglesia católica, ofrecerá capacitación a obispos de Centroamérica.

Así lo dio a conocer ese grupo de trabajo a través de una nota, al final de su segunda reunión plenaria que tuvo lugar aquí del 9 al 11 de octubre e inició sus trabajos participando de una misa con el Pontífice.

Indicó que la comisión se reunirá con los obispos centroamericanos “el próximo mes”, aunque no estableció la fecha específica. Esto es parte de una serie de iniciativas del equipo encabezado por el cardenal estadunidense Sean O’Malley, arzobispo de Boston.

Desde su creación, algunos representantes del grupo han sido invitados por diversos obispos para poner la experiencia interdisciplinaria de sus miembros al servicio de la Iglesia en varias partes del mundo.

Sus miembros han participado en talleres, conferencias y seminarios sobre la protección de los menores en Irlanda, Reino Unido, Francia, Nueva Zelanda, las Islas del Pacífico y recientemente en Filipinas, donde contaron con la presencia de 76 obispos.

“La participación de la Comisión en dichas iniciativas ha generado pareceres muy positivos y su contribución se considera como un recurso para la Iglesia local en todo el mundo”, señaló.

En la asamblea plenaria de estos días se trabajó en diversas ámbitos de acción: Líneas guía para la salvaguardia y la protección de los menores; cuidado y atención a las víctimas, sobrevivientes y sus familias.

También la formación de candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa y la educación a los líderes de la Iglesia; educación de familias y comunidades; teología y espiritualidad; normas canónicas y civiles.

La Comisión está dividida en varios grupos de trabajo pero no se ocupa de casos individuales, no efectúa supervisiones y no es un órgano de toma de decisiones.

Conformada por 16 miembros, la integran varias antiguas víctimas de abusos como la irlandesa Marie Collins y Peter Saunders, del Reino Unido.