15 de febrero de 2013 / 11:12 p.m.

Los legisladores Marco Bernal y Manuel Añorve sostienen que una reforma energética de fondo requiere de capital privado en Pemex.

 Ciudad de México • El PRI en la Cámara de Diputados aseguró que con una reforma energética de fondo, se abre la posibilidad de construir cuatro nuevas refinerías que eliminarían los "gasolinazos" y disminuiría el precio de los energéticos.

Los vicecoordinadores de esa bancada, Marco Antonio Bernal y Manuel Añorve, revelaron que 21 mil millones de dólares son importados para atender el consumo nacional.

Además, reiteraron que abrir Petróleos Mexicanos al capital privado, no es privatizar, como los sectores de izquierda argumentan.

Bernal, también presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, indicó que la política de los "gasolinazos" surgió con la anterior administración; sin embargo, "vemos en la reforma energética una solución".

Indicó que el aumento escalonado en el precio de los combustibles debe ser un llamado de atención para cambiar la visión que se tiene de Pemex, de solo ser un instrumento de recaudación a uno que genere crecimiento y empleo.

"Tenemos que abrir la posibilidad de nuevas refinerías en México y dejemos de estar importando gasolinas caras que aquí no producimos. Las refinerías que tenemos no son suficientes para la demanda de gasolina que hay en México, se necesitan cuatro más para producir los refinados", dijo.

Entrevistado por separado, Añorve informó que México importa 21 mil millones de dólares para el consumo nacional de gasolinas, por lo que se requiere generar mejores condiciones para nuestra industria energética.

"También es importante atender el compromiso de campaña del presidente Enrique Peña Nieto, de bajar el consumo doméstico de luz", dijo.

El legislador guerrerense mencionó que ante las limitaciones que tiene Pemex, es necesario inyectarle capital privado para cumplir con bajar los costos y apoyar la economía nacional.

"Y que quede claro, que permitir la inversión privada no significa privatización: no hay que caer en ese falso debate. Lo que queremos es la modernización", enfatizó.

Cambio de régimen fiscal

Por separado, el secretario de la Comisión de Energía, Luis Espinosa Cházaro, mencionó que una reforma energética necesita que Pemex y la CFE sean los detonantes del desarrollo nacional y generadoras de empleo remuneradores para los mexicanos.

El perredista indicó que esta propuesta debe elevar la competitividad de ambas empresas y que dejen de depender del presupuesto.

"Hay que cambiar el régimen fiscal de Pemex y al mismo tiempo darle autonomía de gestión, para que sea un factor primordial en el crecimiento económico del país y en mejores niveles de vida de la población", dijo.

ISRAEL NAVARRO