AP
3 de octubre de 2017 / 07:58 a.m.

PARÍS.- Las autoridades mantenían detenidas el martes a cinco personas tras un aparente intento fallido de colocar una bomba en un edificio de apartamentos en un elegante vecindario de París.

Un vecino alertó a las autoridades de una actividad sospechosa a primera hora del sábado en un inmueble del 16to distrito, explicó la policía. Según un funcionario judicial se halló un dispositivo explosivo, que fue desactivado, y fiscales de la lucha antiterrorista abrieron una investigación, de acuerdo con la fuente judicial, que no estaba autorizada a discutir públicamente el caso abierto.

Uno de los sospechosos estaba bajo vigilancia del gobierno por sospechas de que se hubiera radicalizado, indicó el martes el ministro del Interior, Gerard Collomb.

Cuando se le preguntó cómo alguien bajo vigilancia pudo realizar un intento de ataque sin ser detectado, Collomb dijo que los radicales suelen tener “amigos, redes que pueden ejecutar el acto”, personas que no muestran signos de radicalización “pero están dispuestas a ayudar”.

El incidente, afirmó el ministro, muestra que la amenaza contra Francia sigue siendo “extremadamente grande”.

“Volar un edificio en un barrio elegante de París, ¿no es este un signo de que nadie está a salvo? Esto no pasa solo en los suburbios en barrios de clase trabajadora”, dijo Collomb.

El incidente del fin de semana coincidió con un apuñalamiento letal en Marsella, perpetrado por un hombre que utilizó múltiples alias. Sus motivos no están claros por momento, pero el grupo extremista Estado Islámico se atribuyó la autoría del ataque.

El ministro del Interior también recalcó la importancia de una nueva ley antiterrorista, que se esperaba obtuviera aprobación parlamentaria el martes. Las voces críticas afirman que atropella las libertades individuales y pone a Francia en un estado permanente de emergencia.

“Seguimos en un estado de guerra, aunque el grupo extremista Estado Islámico haya sufrido derrotas militares”, dijo.


ilp