NOTIMEX
1 de agosto de 2016 / 08:25 p.m.

París.- La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) arrestó a un nigeriano, sospechoso de ser el líder de una red mundial de estafadores en Internet, que se estima ha perpetrado miles de fraudes a empresas por más de 60 millones de dólares.

En un comunicado, la Interpol informó este lunes que el sospechoso, identificado solamente como “Mike”, fue detenido en junio pasado en la ciudad nigeriana de Port Harcourt, tras una ardua investigación conjunta del organismo y la Comisión de Delitos Financieros (EFCC) de Nigeria.

El detenido de 40 años, ha sido bautizado por la prensa internacional como “el estafador de Internet”, quien estaría a la cabeza de una red defraudadores en línea de al menos 40 personas, que trabajaban en Nigeria, Malasia y Sudáfrica.

"La red ha comprometido las cuentas de correo electrónico de pequeñas y medianas empresas alrededor del mundo incluyendo Australia, Canadá, India, Malasia, Rumania, Sudáfrica, Tailandia y Estados Unidos", destacó Interpol, cuya sede central se ubica en la ciudad francesa de Lyon.

El estafador tomaba el control de las cuentas de correo electrónico asociadas con los jefes de miles compañías, conocidos como “CEO fraude”, por medio de las cuales instruía al destinatario depositar dinero en una cuenta bancaria bajo su control.

Además, se estima que Mike tenía contactos para llevar cabo “lavado de dinero” en Estados Unidos, China y Europa, destacó la declaración oficial de la Interpol, difundida en su página Web.

"El público y especialmente las empresas, deben estar alertas a este tipo de fraude basados en la cibernética", afirmó Noboru Nakatani, responsable de la Interpol, tras recordar que para una transferencia se debe verificar la cuenta para reducir el riesgo de ser víctimas de estafas.

El hombre nigeriano detenido enfrenta ahora cargos por piratería, conspiración y fraude por obtención de dinero bajo falsos pretextos, por más de 60 millones de dólares, que implican a miles de víctimas en todo el mundo.

“El éxito de esta operación es el resultado de una estrecha cooperación entre INTERPOL y la EFCC, cuyos conocimientos hicieron posible interrumpir la red criminal en muchos países, dirigida a empresas y particulares", dijo Abdul Chukkol, jefe de Delitos Cibernéticos de la EFCC.