9 de octubre de 2014 / 05:47 p.m.

Ciudad del Vaticano.- El abogado central del Vaticano propuso un cambio radical para acelerar el proceso de anulación de los matrimonios, reducir los costos y la burocracia.

El cardenal Francesco Coccopalmerio es un miembro clave de la comisión de expertos que el papa Francisco designó en agosto para estudiar los medios de agilizar el proceso. Desde hace tiempo, muchos católicos se quejan por los años que pasan antes de conseguir una anulación. Hay incluso algunas diócesis ni siquiera tienen un tribunal.

La doctrina católica sostiene que el matrimonio por la iglesia es indisoluble. La anulación se aprueba cuando un tribunal eclesiástico determina que el matrimonio tuvo algún defecto inherente desde el comienzo y que puede declararse nulo. Los motivos pueden variar, inclusive que la pareja nunca se propuso que el matrimonio fuera duradero o que uno de los dos no desee tener hijos.

Coccopalmiero dijo el jueves que prefiere que los obispos individualmente tomen decisiones sobre anulaciones en determinados casos, cambiando lo que ha sido un proceso exclusivamente judicial en otro administrativo. También dijo que podría ser conveniente remover una apelación automática en todos los casos de anulación, o reducir el número de jueces en el tribunal.

El cardenal habló con la prensa en el marco del sínodo de obispos sobre la familia, una reunión en la que prelados de todo el mundo debaten las enseñanzas eclesiásticas sobre matrimonio, divorcio, homosexualidad y sexo para hacerlas más relevantes en la actualidad.

Contra la tradición, el Vaticano decidió no difundir los sumarios de las intervenciones de cada obispo en el sínodo en un intento por estimular un debate más franco.

Voceros del Vaticano han ofrecido sesiones diarias para informar sobre la marcha del debate diciendo lo que se dijo pero sin especificar quién dijo qué cosa.

FOTO: Especial

TEXTO: AP