NOTIMEX
17 de mayo de 2016 / 03:34 p.m.

Washington.- La Administración Federal Antidrogas (DEA) denunció hoy un alarmante incremento del mercado de drogas sintéticas en Estados Unidos, por lo que bandas transnacionales han empezado a invertir una parte creciente de sus ganancias en este rubro.

El subdirector adjunto de la DEA, Louis Milione, sostuvo que sólo un kilogramo de fetanyl adquirido en China puede incrementar su precio de unos cinco mil dólares hasta 1.5 millones en el mercado negro de Estados Unidos.

Las organizaciones criminales transnacionales han aprovechado este oportunidad de negocios “por su potencial de ganancias de derivados del opio sintéticos y han invertido en acrecentar su porción de este mercado”, señaló Milione, quien compareció en audiencia ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

La audiencia tuvo lugar luego que el presidente Barack Obama alertó este mes sobre la crisis de salud que enfrenta Estados Unidos derivada del creciente consumo de heroína y el abuso de opiatos en la forma de medicinas por prescripción.

De acuerdo con cifras oficiales, la adicción a la heroína y los opiatos estuvo asociada con la muerte de 28 mil 648 personas en 2015, muchas de ellas por sobredosis.

La hoja de ruta de las drogas sintéticas más populares de Estados Unidos inicia con la elaboración del fetanyl en China.

Desde allí es transportado directamente al mercado estadunidense o embarcado a los carteles latinoamericanos o del Caribe, según Milione.

A partir de ese momento, explicó, el fetanyl es preparado para ser incorporado al abasto doméstico de heroína en Estados Unidos o comprimido en píldoras para ser vendido como una falsificación más barata de los derivados de opio similares a los que requieren receta médica.

Milione indicó que algunos de los grupos más avanzados han logrado contrabandear a Estados Unidos máquinas industriales chinas para la elaboración de píldoras, las cuales son instaladas en diversas ciudades para producir la droga falsificada de manera doméstica.

“Las consecuencias del mal uso del fetanyl son con frecuencia fatales y ocurren entre una base diversa de consumidores”, advirtió.

Sólo en Sacramento, California, un total de 52 personas padecieron sobredosis de hydrocone adulterada con fetanyl, 14 de las cuales fallecieron entre finales de marzo y principios de abril.

Ante los legisladores, Milione reconoció la probabilidad de que la demanda de opiatos será satisfecha con drogas falsificadas elaboradas a partir del fetanyl y empujadas al mercado por las organizaciones criminales transnacionales.

“La DEA continuará confrontando esta amenaza persiguiendo a los grupos criminales (...) que han provocado un daño tremendo a nuestras comunidades”, afirmó Milione.

Apenas este mes la Cámara de Representantes aprobó un paquete para hacer frente a la epidemia por el alza del consumo de heroína y opiatos.