AP
29 de marzo de 2017 / 11:41 a.m.

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump propondrá recortes presupuestarios por 18 mil millones de dólares que afectarían la investigación médica, la infraestructura y el desarrollo comunitario para que los contribuyentes estadounidenses, no México, puedan hacer el pago inicial del muro fronterizo.

La Casa Blanca presentó los documentos al Congreso en medio de las negociaciones por un proyecto presupuestario que evitaría la parálisis del gobierno a fines de abril. El paquete cerraría 1,1 billones en iniciativas de gasto inconclusas y el pedido del gobierno de 30 mil millones de dólares adicionales para el Pentágono.

La propuesta de Trump, dada a conocer el martes, eliminaría 1.200 millones de dólares en subsidios para la investigación otorgados por los Institutos Nacionales de Salud, una partida presupuestal que ambos partidos favorecen. El programa de ayuda comunitaria se reduciría en 1.500 millones de dólares y el proyecto de subsidios para transportes llamado TIGER tendría 500 millones de dólares menos. Parte de ese dinero ayudaría a pagar secciones del muro.
Al igual que el proyecto de presupuesto de Trump para 2018, rechazado tanto por demócratas como por los republicanos a principios de mes, estas propuestas difícilmente se convertirán en ley.

Pero podrían deteriorar la imagen de la Casa Blanca de Trump, ya que el gobierno había pedido 3.000 millones de dólares para pagar el controvertido muro fronterizo y otros planes de control de la inmigración. Durante la campaña, Trump prometió una y otra vez que México financiaría el muro, algo que el país latinoamericano rechaza frontalmente.

"El gobierno le pide al contribuyente estadounidense que cubra los costos de un muro innecesario, ineficaz, absurdamente caro, que se suponía que México debía pagar, y con tal de conseguirlo está recortando programas que son vitales para los trabajadores", dijo el líder del bloque de senadores demócratas Chuck Schumer. "¿Construir el muro o reparar o construir un puente o túnel o camino en una comunidad local? ¿Qué preferimos?".

La lista de recortes fue enviada al legislativo como un conjunto de opciones para los legisladores republicanos y sus colaboradores, a fin de elaborar un plan de gastos para el año fiscal en curso, que finaliza el 30 de septiembre.