4 de julio de 2014 / 09:59 p.m.

Palma de Mallorca.- En el caso de corrupción en el que está imputada una hermana del rey de España se decidió hoy reabrirlo para que declare el contable de una entidad que denunció por escrito la actuación de sus dos directivos, uno de los cuales es el cuñado de Felipe VI.

José Castro, juez encargado, citó el próximo 12 de julio a Marco Antonio Tejeiro a declarar y a los que acusa de promover una trama dirigida a saquear fondos públicos.

Antonio Tejeiro es el contable del Instituto Nóos, entidad sin ánimo de lucro dirigida por el cuñado del rey, Iñaki Urdangarin y por su socio Diego Torres.

El contable llegó ayer a un acuerdo con el fiscal del caso para confesar los delitos de corrupción que se le imputan, y reconoció que Urdangarin, esposo de la infanta Cristina de Borbón, y Diego Torres, facturaron servicios a costes muy superiores a los reales, desviaron fondos a través del entramado empresarial de los socios para ocultarlos al fisco y realizaron contratos ficticios.

Tras ser informado ayer del escrito que incrimina a Urdangarin y Torres, el juez Castro decidió hoy escuchar al contable arrepentido por si su testimonio puede modificar las conclusiones recogidas en el auto de cierre de la instrucción que dictó el pasado 25 de junio.

Así mismo Castro imputa a la infanta Cristina por dos delitos fiscales y por blanqueo de dinero y a Urdangarin le atribuye también los de prevaricación, malversación, fraude a la administración y tráfico de influencias.

Urdangarin presidió entre 2003 y 2006 el Instituto Nóos, al que presuntamente se desviaron seis millones de euros de fondos públicos.

En su confesión al fiscal, Tejeiro enumeró una veintena de prácticas delictivas de las que tuvo conocimiento, aunque no hace alusión alguna a que la hermana del rey interviniera en las actividades de su esposo.

La confesión demorará seguramente más de lo previsto el cierre de la investigación y con él el inicio del juicio oral.

La fiscalía y su defensa han recurrido el procesamiento de la infanta Cristina en el caso que hizo temblar los cimientos de la monarquía española.

FOTO: Ap

AGENCIAS