27 de abril de 2013 / 05:41 p.m.

México y Zacatecas  • El presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, César Camacho Quiroz, consideró que aunque el caso Veracruz “aún no está terminado”, ello no debe ser obstáculo para que el Pacto por México camine.

Recalcó que las acusaciones del PAN sobre el presunto uso electoral de recursos públicos en Veracruz, deben resolverse ante las instancias correspondientes, y aseguró que no debe culparse a las instituciones de las conductas individuales.

Enfatizó que el PRI mantiene su discurso y su actitud por la legalidad y agregó que independientemente de la filiación partidaria de quienes estén involucrados, “todos tenemos que someternos a la ley empezando por las autoridades”.

En entrevista indicó que quien transgreda la ley tendrá que pagar las consecuencias de hacerlo, porque “las conductas penales son conductas personales, no son de las instituciones y menos de los partidos”.

Asimismo confió en que el gobierno garantizará la legalidad y absoluta determinación por la rectitud y la verticalidad en la administración de los programas sociales.

“Bondadoso”

Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD, sostuvo en Zacatecas que el Pacto por México es “bondadoso”, ya que permite ir a la construcción de las reformas profundas que requiere el país.

Entre éstas, destacó la de las telecomunicaciones, “bandera que se enarboló desde la izquierda y de amplios sectores de la población”, desde el año pasado.

Además, el perredista dijo que esta semana la dirigencia nacional de su partido se reunió con representantes de mujeres que luchan por la igualdad de género y con organizaciones campesinas.

“Hay que buscar preservar el Pacto, que está vivo, porque le sirve a la sociedad; está vivo y fuerte”.

Solo que “no vamos a permitir que por mantener el Pacto nos quieran ver la cara de tontos en las elecciones de esta año”, subrayó Zambrano.

Dijo también que la promoción de los juicios políticos contra el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y de la titular de la Sedesol, Rosario Robles, continúa en “vías diferentes”.

Reiteró la “exigencia” para que se desmantele el aparato político-electoral del PRI en diferentes estados de la República, en los que este año habrá elecciones.

“Lo que tiene que definirse claramente en las próximas horas o días, para que todos lo tengamos claro, son las reglas con las que vamos a ver actuar los programas sociales”, señaló el perredista.

Tras insistir en que el curso de estas exigencias, actualmente al interior de la Cámara de Diputados, no se remiten a las discusiones acerca del Pacto, sino que también incluyen el juicio político contra el gobernador de esta entidad, el priista Miguel Alonso Reyes.

En diferente tema, el perredista sostuvo que las demandas del magisterio guerrerense son “banderas falsas”.

El estado, dijo, permanece en paz, y no hay razón para protestas puesto que “no se va a privatizar la educación ni se va despedir a nadie”.

En Guerrero está salvaguardado el derecho a la educación pública y gratuita, así como los derechos laborales de los trabajadores del sector, subrayó Zambrano.

REDACCIÓN Y MAURICIO FLORES, CORRESPONSAL