REUTERS
29 de septiembre de 2015 / 01:18 p.m.

Estados Unidos.-  Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, se estrecharon las manos el martes en Naciones Unidas, en una reunión poco común entre los líderes de los ex rivales de la Guerra Fría que trabajan en la normalización de sus relaciones tras décadas de hostilidades.

Castro, en el primer discurso en la Asamblea General de la ONU de un presidente cubano desde que su hermano Fidel habló en la Cumbre del Milenio en el 2000, dijo el lunes que ambos países pueden normalizar sus lazos sólo cuando Washington levante el embargo económico y devuelva a Cuba la base naval que ocupa en Guantánamo.

Obama dijo el lunes en la ONU que confía en que el Congreso de su país pueda aprobar el fin del embargo. Su gobierno ha sostenido que no tiene intención de devolver el territorio que ocupa Washington con la base naval, aunque está trabajando para cerrar la controvertida prisión que funciona allí.

Castro y Obama sorprendieron al mundo en diciembre al anunciar una distensión en la relaciones tras décadas de animosidad. El pasado 20 de julio, La Habana y Washington restablecieron sus relaciones diplomáticas formales tras 54 años congeladas.

Luego de ese anuncio, en abril ambos presidentes se reunieron durante la Cumbre de las Américas en Panamá. También han hablado en varias ocasiones por teléfono.

Los líderes y sus respectivas delegaciones se reunieron en el marco de la Asamblea General de la ONU. Los dos mostraron una relación fluida y se levantaron de sus asientos para saludar, con una pausa de Obama para ajustarse su chaqueta.

Ambos países reabrieron sus respectivas embajadas en Washington y La Habana. Cuba lo hizo el 20 de julio y menos de un mes después, el 14 de agosto, el secretario de Estado, John Kerry, visitó la capital cubana para ver ondear la bandera estadounidense en su misión diplomática.