AP
20 de agosto de 2016 / 12:41 p.m.

SAN SALVADOR.- Buscando evidencia de supuestos actos de corrupción durante su administración, la Fiscalía General de la República allanó la noche del viernes la residencia del ex presidente Mauricio Funes, donde incautaron más de 80 armas de fuego y municiones.

El jefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, Andrés Amaya, explicó a los periodistas que en la vivienda encontraron armas largas, municiones, cajas fuertes con armas cortas y varios vehículos, pero dijo que "están registradas a nombre de él".

Explicó que una de las cajas fuertes no pudo ser abierta y fue trasladada a las instalaciones de la Fiscalía para que expertos lo hagan y determinar su contenido.

El ex mandatario que supuestamente se encuentra fuera del país en una consultoría, escribió en su cuenta de Twitter que el allanamiento "es un show" de la Fiscalía y que "las armas encontradas en mi casa de habitación están legales. Una parte de ellas son obsequios de la Fuerza Armada y de la Policía. ¿Eso es corrupción?".

Agregó que "soy ex presidente de la República. Tengo rango de alto riesgo. La ley no limita el número de armas que puedo registrar. ¿Dónde está en delito?".

El allanamiento forma parte de una investigación de la Fiscalía que el miércoles allanó varias viviendas y negocios de un empresario salvadoreño, una de los amigos cercanos a Funes, que se había beneficiado con millonarios contratos durante su administración de 2009 a 2014.

Las autoridades registraron siete propiedades, entre ellas empresas y viviendas, de Miguel Menéndez, conocido como "Mecafé", quien al inicio del gobierno de Funes fue presidente del Centro Internacional de Ferias y Convenciones. Menéndez es dueño de la mayor empresa de seguridad del país.

Un jueza ordenó los allanamientos para buscar "ubicar, fijar e incautar evidencias relacionadas a los delitos de peculado, negociaciones ilícitas, malversación, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias", hechos atribuidos al ex presidente Funes.

Amaya aclaró que los allanamientos tienen como objetivos incautar documentación que les permita confirmar el cometimiento, pero dijo que todavía no hay una acusación formal contra el ex mandatario, quien tampoco tiene restricciones para salir del país.

Funes está siendo procesado en un tribunal civil de la capital por un presunto delito de enriquecimiento ilícito y, según investigaciones el ex mandatario y su familia deberán justificar el origen de unos 728.000 dólares.

La demanda civil incluye a la ex primera dama y actual secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, y a uno de sus hijos, Diego Roberto Funes Cañas.