24 de febrero de 2013 / 06:28 p.m.

México  • La Comisión Federal de Electricidad (CFE), que se presume como una empresa de clasemundial, enfrenta una posible “quiebra técnica”, y debido a la falta de combustibles y los problemas derivados por la sequía, prevé un suministro insuficiente en el norte del país, a partir del próximo verano.

Además, tiene “problemas de personal” en la zona centro del país, que abastece desde hace tres años, cuando se extinguió Luz y Fuerza y se despidió a 44 mil trabajadores.

De acuerdo con Francisco Rojas, director de la CFE, 22 por ciento de la capacidad de generación de electricidad está en manos de empresas privadas, mientras hay un “crecimiento excesivo” del margen de reserva. Es decir, la capacidad instalada para generar energía eléctrica supera al consumo.

La comisión compra electricidad a empresas privadas, cuando concentra 78 por ciento del total de la capacidad instalada en el país y presenta un “descenso del indicador operativo” de la empresa.

En el documento “Inicio de la gestión 2012-2018, diagnóstico del director general”, presentado por Rojas a la Junta de Gobierno de la CFE, el pasado jueves, se incluye, en el apartado Situación Actual, el tema de la “acumulación de adeudos” y consiguiente “reducción de ingresos” para la comisión, que se atribuye al alto nivel de deuda, subsidios y discontinuidades en la estructura.

También, advierte una “pérdida de patrimonio” para la empresa desde 2008, que implica la disminución de capacidades de financiamiento y posibilidad de quiebra técnica”.

Asimismo, señala que los recursos de su presupuesto son “insuficientes”.

En ese sentido, el director plantea “reforzar la modernización de la zona centro”, que abarca el Distrito Federal, el Estado de México, Hidalgo, Puebla y Morelos y señala los “problemas de personal”.

Asimismo, propone una modernización tecnológica frente a los “sistemas obsoletos e inoperantes”.

Informa que la CFE cuenta con 98 mil 367 trabajadores en activo, de los cuales 86 por ciento se concentra en los procesos sustantivos. Es decir, 84 mil 280 están en las áreas de generación, transmisión y distribución eléctrica.

Mientras los 14 mil 87 restantes se ubica en oficinas, 8 mil 836 de ellos en las direcciones de Proyectos de Inversión Financiada, Administración y Finanzas, así como el Centro Nacional de Control. Además, la CFE tiene 37 mil 687 jubilados.

Pese al “crecimiento excesivo” del margen de reserva que refiere el diagnóstico, las empresas que venden electricidad a la CFE representan 22 por ciento del total de la capacidad instalada en el país, el mismo tamaño de la industria termoeléctrica convencional que opera en todo el país por la comisión y casi igual al 23 por ciento de toda la industria hidroeléctrica, también en manos de la empresa.

Incluso las compañías privdas, llamadas Productores Independientes de Energía, tienen casi el doble de centrales de ciclo combinado que la propia CFE, con 22 por ciento, mientras la empresa pública ostenta 12 por ciento del total de capacidad instalada, por lo que la capacidad de generación eléctrica supera a la energía que efectivamente se produce.

De acuerdo con las cifras presentadas por el director de la CFE, las centrales eléctricas tienen una capacidad de 54 mil megawatts y se generan 260 mil gigawatts-hora.

Según los estándares, un megawatt equivale a unos 7 gigawatts-hora (unidad que calcula cuánta energía puede ser usada a través de un año).

De esta manera, al multiplicar 54 mil megawatts por siete, la capacidad de generación eléctrica asciende a 378 mil 371 gigawatts-hora, mientras el diagnóstico reporta una generación de 260 mil gigawatts-hora, una diferencia de 32 por ciento.

Del total de las centrales de generación eléctrica, 189 pertenecen a la CFE y 27 a las empresas privadas con una capacidad de 54 mil megawatts.

Las demás fuentes y tecnologías para generar electricidad representan apenas la quinta parte del total de la infraestructura que existe en el país, como la carboeléctrica, con 10 por ciento; el turbogás, con 5; la nucleoeléctrica, con 3; la geotérmica, con 2; la eólica, con uno; la combustión interna, con 0.5, y la solar, con 0.01.

El director de CFE reporta 97.8 por ciento de cobertura eléctrica para 112 millones de personas, entre usuarios domésticos, comerciales, industriales, agrícolas y de servicios.

LÓRENA LÓPEZ