20 de junio de 2014 / 12:13 p.m.

Santiago.- La construcción del telescopio más grande del mundo a cargo del Observatorio Europeo Austral (ESO, siglas en inglés) comenzó hoy con una ceremonia en la que se usó dinamita para tronar un cerro del norte chileno.El acto se realizó en el cerro Armazones, distante unos mil 220 kilómetros al norte de Santiago, que albergará las instalaciones del European Extremely Large Telescope (E-ELT) o Telescopio Europeo Extremadamente Grande.

El telescopio óptico/infrarrojo más grande del mundo, que tendrá un espejo de 39.3 metros de ancho, será ubicado en la cima del cerro, por lo que este jueves se dinamitaron, en una primera etapa, alrededor de cinco mil metros cúbicos de roca.

Las obras civiles en Armazones comenzaron en marzo pasado y deberán extenderse 16 meses, lo que incluye una carretera asfaltada, una plataforma en la cima y la construcción de una zanja de servicio hacia la cumbre, a tres mil metros sobre el nivel del mar.

La llamada "primera luZ" del E-ELT, que según el ESO será "el ojo más grande del mundo para mirar el cielo y explorar campos desconocidos del universo", está prevista para 2024.

El proyecto, que prevé una inversión de mil 300 millones de dólares, permitirá obtener imágenes con 15 veces más luz que otros telescopios ópticos y con 16 veces más definición que otros equipos actuales.

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y cuenta con el respaldo de Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza.

La organización ya opera en Chile las instalaciones de observación La Silla, Paranal (con el Very Large Telescope) y Chajnantor (con el proyecto ALMA).

FOTO: APNOTIMEX