4 de junio de 2013 / 09:40 p.m.

 El presidente Enrique Peña Nieto dio la bienvenida a su homologo de China, Xi Jinping, en una ceremonia en Campo Marte, donde destacó su aspiración de ampliar y equilibrar su relación con la nación asiática.

Acompañado por su esposa, Angélica Rivera; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y otros funcionarios federales, el jefe del Ejecutivo dijo que México aspira a ampliar y equilibrar la relación comercial e incrementar las inversiones recíprocas con China.

""China se ha convertido en fuente de crecimiento económico y factor de equilibrio internacional, por ello, México quiere estrechar su relación"" indicó el presidente Peña Nieto.

El pueblo chino es heredero de una cultura ancestral y hoy posee también una gran visión de futuro, dijo el jefe del Ejecutivo al líder chino, quien es acompañado por su esposa.

El presidente Peña Nieto destacó que en dos meses y medio de gobierno de Xi Jinping es la segunda vez que se reúnen, una en China y la otra aquí en México.

Además indicó que la presencia de Xi Jinping en México permitirá dar contenido a la nueva fase de cooperación entre ambas naciones.

""Sean usted, su distinguida esposa y toda su comitiva, nuevamente, bienvenidos a México"", afirmó el Presidente.

En su oportunidad, el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, destacó que su vista a México tiene como objetivo es para fortalecer la relación entre ambos países y así ""las relaciones entrarán en una flamante fase de desarrollo"".

Recordó que las relaciones México-China iniciaron en 1972 y desde entonces han sido testigos del desarrollo o rápido de la cooperación amistosa en los diversos terrenos entre ambos países que ""siempre se han apoyado y comprendido mutuamente en su camino, manteniendo una estrecha coordinación en los asuntos globales para convertirse en buenos amigos y grandes socios"".

Xi Jinping dijo que México y China comparten vivencias similares en su lucha por la independencia: ""Siendo por igual civilizaciones antiguas del mundo, China y México comparten vivencias históricas similares en su lucha gloriosa y heroica por la independencia nacional, lo cual ha creado entre ambos pueblos una afinidad natural"".

Redacción