AP
25 de agosto de 2015 / 11:19 a.m.

Beijing.-  China redujo el martes sus tasas de interés por quinta vez en nueve meses, en un nuevo esfuerzo por reforzar su economía en desaceleración, y el principal funcionario económico trató de despejar los temores de que el yuan pudiera seguir devaluándose.

El banco central anunció que la tasa de referencia para un préstamo a un año se reducirá en 0,25 puntos porcentuales, al 4,6%, y la tasa anual para los depósitos caerá un margen similar hasta un 1,75%.

El banco también aumentó la cantidad de dinero disponible para prestar al reducir las reservas mínimas que se exige mantener a los bancos en 0,5 puntos porcentuales.

Las maniobras eran anticipadas por los analistas financieros después de que los indicadores de exportación, manufactura y otros valores económicos empeoraron más de lo previsto.

El primer ministro Li Keqiang, el director de la economía nacional, dijo que no había motivos para seguir devaluando el yuan después de haber comenzado sorpresivamente las devaluaciones a partir del 11 de agosto.

Los economistas dijeron que la declinación del 3 por ciento respecto del dólar era demasiado escasa como para ayudar a los exportadores chinos. El banco central afirmó que la declinación era parte de los cambios destinados a fijar una tasa de cambio más orientada al mercado. Pero suscitó temores de que pueda desencadenar una "guerra de divisas" si otros países devalúan sus propias monedas para mantener bajos los precios de exportación.

"No hay fundamentos para seguir devaluando", dijo Li en una reunión con un funcionario kazajo visitante, según la televisión estatal. "Puede permanecer estable a un nivel razonable y equilibrado".

Li trató de mitigar los temores sobre la economía y aseguró que el crecimiento estaba "en un nivel razonable".

China informó que el crecimiento económico se mantuvo estable en 7 por ciento en el último trimestre pero esto se debió a una eclosión de la bolsa que aumentó las contribuciones de las industrias financieras mientras otros sectores se debilitaron.

En una declaración, el banco central citó una "presión descendente" en la economía y agregó que deseaba menores costos de financiación para las compañías chinas.

El banco también prometió prestar estrecha atención a la liquidez, o disponibilidad del crédito.

Las exportaciones cayeron en julio en 8.3 por ciento mientras una encuesta sobre la manufactura indicó que la actividad este mes se contrajo a una tasa más rápida que lo anticipado.