23 de enero de 2013 / 01:48 p.m.

El presidente municipal de la Ciudad de Oaxaca, Luis Ugartechea aceptó que su gobierno se encuentra boletinado en el buró de crédito por tener un adeudo pasado con el pago del impuesto sobre la renta (ISR) que data del año del 2001.

Dijo que tal situación impidió que pudieran obtener un crédito de 73 millones de pesos que solicitó al Banco Nacional de Obras (Banobras) con ese préstamo se planeaba iniciar trabajos de repavimentación, además de cubrir los salarios y aguinaldos de trabajadores que al final se saldaron con recursos propios.

Aclaró que el adeudo ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público fue cometido por el ex alcalde panista Alberto Rodríguez González en el año del 2001, mismo que se amplió a poco más de 13 millones de pesos y ahora se busca saldar en una sola exhibición con las facilidades que ofrece el gobierno federal para cubrir este tipo de pasivos.

Detalló que no tenía conocimiento de la situación hasta que urgió un crédito y fue notificado que el ayuntamiento estaba boletinado desde hace 13 años por tener problemas de morosidad.

Negó cualquier posibilidad de fincar responsabilidades contra la posible ex autoridad municipal que incurrió en la falla.

"“Sería complejo fincar responsabilidades, porque en material fiscal habría que investigar qué autoridad no pago el crédito fiscal y no pago el ISR, así como determinar quién lo llevó jurídicamente, ya que al final de cuentas no hubo un acuerdo con la SHCP”", precisó.

El alcalde también rechazó que pese a la situación su administración se encuentre en quiebra, argumentando que la deuda es manejable, esperando que en las próximas administraciones se pueda cubrir en su totalidad.

En este sentido afirmó que el ayuntamiento de la ciudad cuenta con una deuda pública de 100 millones de pesos, que espera cubrir al terminar su gestión, en diciembre de este mismo año.

Asimismo, el edil presentó el nuevo Sistema Hacendario GRP-SAP que tiene como objetivo garantizar mayor transparencia y precisión para una mejor rendición de cuentas.

— OSCAR RODRÍGUEZ