AP
19 de abril de 2016 / 10:38 a.m.

Nueva York. — Compitiendo en terreno propio, el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton esperan obtener amplias victorias en las primarias del martes en Nueva York, un estado que envía muchos delegados a ambas convenciones y acerca a los ganadores a la cifra necesaria para obtener la candidatura.

Antes de conocidos los resultados, la campaña de Clinton advertía que la contienda demócrata estaba prácticamente liquidada y que su rival Bernie Sanders pone en riesgo la campaña demócrata a la presidencia si mantenía sus duras críticas a la ex secretaria de Estado.

El jefe de campaña de Clinton, Robby Mook, dijo que Sanders enfrenta un "camino casi imposible a la candidatura y pronosticó que Nueva York sería "un paso importante hacia la candidatura de Clinton". Sanders necesita ganar el 68% de los delegados que restan para ganar.

Clinton y su esposo, el expresidente Bill Clinton, votaron en Chappaqua, el pueblo de las afueras de Nueva York donde tienen su residencia.

"Amo Nueva York y he sentido mucha felicidad al estar aquí estas dos semanas", dijo la precandidata.

Donald Trump en Nueva York
Donald Trump acudió a votar en Manhattan. | REUTERS
Hillary Clinton en Nueva York
Clinton y su esposo, el expresidente Bill Clinton, votaron en Chappaqua, el pueblo de las afueras de Nueva Yor. | REUTERS

Los días previos a la votación del martes fueron testigos de escenas insólitas en Nueva York, un estado donde no se ha visto una contienda tan reñida en varias décadas. Los candidatos recorrieron el estado milímetro a milímetro, desde la ciudad de Nueva York, el centro financiero y cultural del país, hasta los encavles obreros de Buffalo y Syracuse.

Una victoria amplia es crucial para Trump si quiere obtener el número necesario de delegados antes de la convención partidaria en julio. Si la pugna no está resuelta para entonces, enfrenta una perspectiva real de perder ante Ted Cruz, cuya campaña domina el proceso complejo de ganar el apoyo de delegados individuales, los que podrían transferir su voto al senador por Texas después de la primera ronda de votación.

Las encuestas muestran que Trump vencería a sus rivales republicanos con alrededor del 50 por ciento de los votos.

Trump ha dicho repetidamente en entrevistas y en su campaña electoral que podría reescribir el mapa electoral al vencer en estados históricamente demócratas como Nueva York y Pensilvania, que estarán en juego en las elecciones generales.

Cruz, quien prevé una fuerte derrota en el estado, se dedicaba a las fechas siguientes en el calendario de las primarias, con eventos en Pennsylvania.