19 de agosto de 2013 / 03:34 p.m.

 La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió hoy la recomendación general número 20 para autoridades de distintos órdenes de gobierno sobre ""agravios a periodistas en México y la impunidad imperante"".

En el documento publicado en el Diario Oficial de la Federación se indica que del 1 de enero de 2000 al 31 de julio de 2013 se han integrado en el Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos de este organismo 842 expedientes de queja relacionados con violaciones a derechos humanos cometidas en agravio de periodistas y medios de comunicación.

Asimismo se señala que del año 2001 a la fecha, las agresiones a derechos humanos de periodistas se han triplicado respecto de la primera década, y "la cifra es indudablemente mayor si se toma en consideración aquellos casos registrados por las Comisiones Estatales de Derechos Humanos, además de los que no se denuncian".

La CNDH refirió que la muerte de 85 periodistas, la desaparición de 20 profesionales de la comunicación, así como 40 atentados a instalaciones de distintos medios de comunicación entre 2000 y 2013, son referencia sobre la tendencia del incremento paulatino de agresiones en perjuicio de este gremio.

Apuntó que las quejas iniciadas en los últimos años por este organismo, ""tienen el común denominador de la falta de efectividad por parte de las autoridades encargadas de la seguridad pública para disuadir y evitar estas agresiones"".

Por ello, dirigió la recomendación número 20 a los titulares de la Secretaría de Gobernación, de la Comisión Nacional de Seguridad, de la Procuraduría General de la República (PGR), los gobernadores, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, los secretarios de seguridad pública y procuradores generales de justicia estatales.

Ello a fin de que emprendan las acciones necesarias y contundentes para garantizar las condiciones de seguridad y prevención suficientes para el desempeño de los comunicadores, e implementen políticas públicas tendentes a garantizar la seguridad de las y los periodistas, especialmente para quienes cubren situaciones de riesgo.

Además, que impulsen un sistema de seguridad pública efectiva, completa e independiente para prevenir y disuadir las agresiones contra los comunicadores, y que se realicen las diligencias respectivas para integrar una indagatoria eficaz, a fin de erradicar la repetición sistemática de las violaciones.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos recordó que en México la libertad de expresión es un derecho humano y que la libertad de prensa es fundamental para la realización del pleno y efectivo ejercicio de ésta.

""Su ejercicio efectivo, a través de una prensa independiente y crítica, constituye un importante indicador del grado de protección de otros derechos humanos y libertades"", resaltó, y si las instituciones gubernamentales no garantizan el pleno ejercicio de este derecho, se vulnera el Estado democrático de derecho.

Notimex