Redacción con información de: Fernando Damián, Israel Navarro, Angélica Mercado, Omar Brito, Elia Castillo y Fanny Miranda
22 de agosto de 2013 / 12:10 p.m.

México • La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación sitió con un cerco humano el Palacio de San Lázaro y orilló a la Cámara de Diputados a sesionar en un recinto alterno a 20 kilómetros de distancia, pero también a posponer el debate de la Ley del Servicio Profesional Docente destinada a regular la evaluación a los maestros.

 

Bajo el resguardo de la Policía Federal, los diputados discutían hasta el cierre de esta edición la Ley del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación y un proyecto de reformas a la Ley General de Educación para reglamentar la reforma a los artículos 3 y 73 de la Constitución aprobada en diciembre pasado.

 

No obstante y merced a un acuerdo alcanzado al interior del Pacto por México, las fracciones de PRI y PRD admitieron retirar el referido dictamen de la Ley del Servicio Profesional Docente de la agenda del actual periodo extraordinario de sesiones.

 

El coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, afirmó, sin embargo, que nadie va a secuestrar al Congreso de la Unión ni detener las reformas que necesita el país.

 

Sostuvo que los legisladores cumplirán sus responsabilidades, al margen del amago de la disidencia magisterial de perseguir a los legisladores: "Nosotros cumpliremos con nuestra responsabilidad, ellos continuarán con su misma actitud", dijo.

 

Al comienzo de la sesión celebrada en el Centro Banamex, el grupo parlamentario del PRD, encabezado por Silvano Aureoles, tomó durante algunos minutos la tribuna para exigirle al PAN más sensibilidad en el tema de la educación y abstenerse del mayoriteo.

 

La protesta de los legisladores perredistas respondió a una exigencia de la bancada del PAN, que por conducto de Esther Quintana demandó reinsertar la Ley del Servicio Profesional Docente en el orden del día.

 

La bancada del PAN se enfrentó contra las fracciones de PRI, PRD y PVEM por la exclusión de ese proyecto e incluso responsabilizó de ello al diputado presidente, Francisco Arroyo Vieyra, con gritos de "¡Fuera Arroyo! ¡Fuera Arroyo!".

 

La defensa del priista corrió a cargo de Aureoles, quien pidió tiempo para incluir las inquietudes de los maestros disidentes.

 

El diputado priista José Enrique Doger apeló a su vez a la sensibilidad de sus pares para cumplir con su deber y aprobar la Ley General de Educación y la Ley del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación.

 

En su turno, el jefe de la bancada panista, Luis Alberto Villarreal, aseguró que al gobierno federal, así como a PRI y a PRD, “les tiembla la mano para aplicar la ley contra los delincuentes que mantienen secuestrado el Congreso”, al tiempo que pidió incluir la referida ley.

 

La sesión comenzó anoche con un quórum de 257 legisladores, quienes fueron trasladados en autobuses desde el Senado, donde el Congreso instaló previamente su periodo extraordinario, hasta el recinto alterno.

 

En el orden del día se incluyeron también como dictamen de primera lectura la reforma para fortalecer y dar autonomía al IFAI, con reformas a los artículos 6, 73, 76, 78, 89, 105, 108, 110, 111, 116 y 122 constitucionales.

 

La jornada en el Palacio de San Lázaro arrancó alrededor de las 3 de la mañana, cuando unos 3 mil maestros cercaron la Cámara en protesta contra la discusión de la Ley General del Servicio Profesional Docente, con la que se pretende aplicar evaluaciones periódicas a profesores y mejorar así el aprendizaje de los alumnos.

 

Al mediodía, los líderes de la CNTE entablaron una mesa de diálogo con la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y solicitaron a los legisladores aplazar la discusión de las tres leyes reglamentarias de la reforma educativa.

 

En respuesta, los coordinadores emplazaron a los mentores disidentes a liberar el Congreso a cambio de posponer la discusión de la Ley del Servicio Profesional Docente.

 

Beltrones advirtió desde ese momento que, en caso contrario, el periodo extraordinario del Congreso se instalaría en una sede alterna.

 

El priista dijo que al Poder Legislativo no lo pueden detener quienes lo quieran secuestrar. "Quedamos de armar una comunicación en las próximas tres horas, para que ellos nos den una respuesta a la solicitud de que liberen el Congreso, que dejen que trabajemos y que permitan que las leyes sean discutidas", dijo.

 

Reconoció que el multicitado dictamen "no tiene los consensos necesarios", por lo que manifestó su disposición a evitar que fueran discutidos en el periodo extraordinario.

 

El dirigente de la sección 22 del sindicato magisterial, Rubén Núñez Jiménez, respondió entonces que su plantón en San Lázaro no está a negociación y advirtió que los maestros disidentes perseguirían a los diputados a cualquier lugar que utilizan como recinto alterno.

 

"No sé si la decisión de ellos es sesionar en una sede alterna, pero eso es inconstitucional; nosotros hemos determinado como estrategia, si insisten en la sede alterna, tener que perseguirlos para que no se instale el periodo extraordinario", puntualizó.

 

Entrevistado en el exterior de la Cámara de Diputados, Núñez Jiménez dejó en claro que los maestros de la Coordinadora no se moverían de la Cámara de Diputados hasta que los legisladores atiendan su demanda de suspender la discusión del paquete de leyes reglamentarias a la reforma educativa.

 

Después del diálogo que sostuvieron con los coordinadores parlamentarios, los líderes de la CNTE afirmaron que entre los acuerdos quedó el compromiso de no sesionar en una sede alterna.

 

“El posicionamiento político de nuestra Coordinadora ha sido siempre parar las iniciativas a la mal llamada reforma educativa que presentó el gobierno federal, aseguró Núñez Jiménez.

Dijo que la propuesta de los legisladores fue "que no entre a discusión la Ley del Servicio Profesional Docente y la nuestra es que no se discutan ninguna de las tres leyes".

 

No obstante, agregó Juan José Ortega, líder de la sección 18, "esta actitud de no respetar los acuerdos a los que habíamos llegado es una posición de revancha".

 

Por lo anterior, la dirigencia de la CNTE anunció una asamblea en las instalaciones de la sección 9, en el centro de la Ciudad de México, para definir las acciones a seguir este jueves, así como el posicionamiento ante la ruptura del diálogo.

 

Desde las seis de la tarde de ayer los maestros en el plantón comenzaron a instalar casas de campaña, cartones y lonas para la pernocta.

 

Mientras tanto, la Policía Federal fortalecía aún más su presencia al interior del recinto legislativo, en una acción preventiva para evitar una nueva irrupción en las instalaciones.

 

Previamente se observaron maniobras de vehículos del Ejército mexicano en las inmediaciones de San Lázaro, sin que dichas acciones alcanzaran las calles adyacentes a la sede cameral.

 

De manera simultánea, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Francisco Arroyo Vieyra, abrió la sesión de Congreso General en el Senado, para dar inicio al periodo extraordinario del 21 al 23 de agosto.

 

En una ceremonia que duró apenas siete minutos los diputados clausuraron el acto y dispusieron el traslado hacia al Centro Banamex, como sede alterna.

 

En medio de un operativo limpio, los diputados de PRI, PAN y PVEM llegaron al Senado sin dificultades para instalar el periodo extraordinario de sesiones con el quórum de mayoría simple.

 

El diputado Beltrones entró por la calle de Madrid, acompañado del coordinador ecologista, Arturo Escobar, y de inmediato fue conducido al salón de plenos, donde a mano alzada se les tomó su asistencia para declarar instalado el quórum legal necesario.

 

La Ley del Servicio Profesional Docente impugnada por la disidencia magisterial prevé, entre sus principales aspectos, crear perfiles, parámetros e indicadores de los profesores de educación preescolar, primaria, secundaria y bachillerato.

 

Incluye también mejorar la práctica profesional mediante la evaluación en escuelas; asegurar la idoneidad de los conocimientos y capacidades los profesores; opciones de desarrollo profesional y asegurar que los docentes tengan el nivel suficiente para el desempeño de la docencia.

 

La iniciativa garantiza la formación, capacitación y actualización continua de los maestros a través de programas y acciones específicas, además de contemplar que los docentes cuenten con la planeación de temas, el dominio de los contenidos, prácticas didácticas, la evaluación de los alumnos y el logro de aprendizaje.

 

Dispone que serán las autoridades educativas las que se encarguen de evaluar el desempeño docente al menos cada cuatro años, con base en los perfiles, parámetros e indicadores que dé a conocer la SEP.

 

Los profesores que no obtengan un resultado positivo o su nivel de desempeño sea insuficiente serán incorporados a un programa de regularización, y al culminar su reforzamiento, los tendrán la oportunidad de presentar una segunda evaluación, siempre y cuando no rebasen los doce meses desde la primera aplicación.

 

De repetir un resultado insuficiente, el profesor volverá a ser enviado al programa de regularización para que pueda presentar una tercera evaluación, pero de no aprobar la tercera evaluación, se darán por terminados los servicios que ofrece como profesor.

 

La misma situación será para los docentes que no se hayan presentado a los programas de regularización.