17 de enero de 2013 / 11:05 p.m.

Ciudad de México • El presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, reconoció que 80 por ciento de los 95 compromisos del Pacto por México reflejan la agenda legislativa de su partido, pero sostuvo que el acuerdo es solamente un “punto de partida” que debe enriquecer sus contenidos y ampliarse a temas que no fueron considerados.

El coordinador de la bancada perredista en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, advirtió a su vez que esa fracción no caerá en la lógica de priorizar solamente los temas que venga de afuera, e incluso llamó al Ejecutivo Federal a detener la presentación de iniciativas preferentes que pudieran meter al Congreso de la Unión en una dinámica “muy compleja”.

Zambrano y Aureoles encabezaron este jueves en el Palacio de San Lázaro una reunión preparatoria de la plenaria que los diputados federales del PRD sostendrán días 28 y 29 de enero en Ixtapan de la Sal, Estado de México, para definir su agenda de prioridades para el próximo periodo de sesiones, con la posible participación de personajes como Cuauhtémoc Cárdenas.

En entrevista, Jesús Zambrano precisó que algunas de esas prioridades forman parte del Pacto por México, pero la agenda perredista incluirá igualmente temas como la eliminación del fuero de los servidores públicos y la legislación secundaria de la reforma educativa, entre otros.

“Son temas que en parte tienen que ver con el Pacto por México, porque están allí aspectos fundamentales y 70 u 80 por ciento de los 95 acuerdos contenidos en el Pacto por México son prácticamente reflejo de los planteamientos de la agenda legislativa del PRD”, puntualizó.

Aureoles secundó esa afirmación y dijo que algunos diputados de su bancada afirmaron que el Pacto por México “plagió” 80 por ciento de las propuestas del PRD.

Remarcó, sin embargo, que la agenda legislativa de la Cámara de Diputados no puede limitarse al Pacto por México, sino debe también incorporar las prioridades de los diferentes grupos parlamentarios.

El legislador michoacano recordó que las iniciativas preferentes de Felipe Calderón consumieron prácticamente todo el pasado periodo de sesiones y por ello llamó al Ejecutivo a evitar la presentación de propuestas con ese carácter, que podrían meter el Congreso en una dinámica muy compleja.

FERNANDO DAMIÁN