AP
24 de febrero de 2016 / 01:18 p.m.

Colombia.- A medida que se acerca fin al conflicto, las autoridades colombianas buscan nuevos usos simbólicos y pedagógicos para las armas que deberían dejarán de utilizarse en las próximas semanas según lo pactado entre el gobierno y la guerrilla de las FARC.

El último "invento" del gobierno del presidente Juan Manuel Santos son los "balígrafos", estilográficas confeccionadas con balas reales requisadas a los actores armados y que fueron vaciadas de pólvora y rellenas con tinta.

La idea surgió de la ministra de Educación, Gina Parody, quien defendió que el objetivo de los balígrafos es que "toda Colombia sepa que el pasado lo escribieron nuestras balas pero el futuro y presente es de nuestra educación".

Por el momento el 'balígrafo' tiene una edición limitada y es utilizado por el presidente Juan Manuel Santos como simbólico regalo para distintas personalidades, académicos o invitados extranjeros que visita el país. El último en fotografiarse con él fue el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien recibió un ejemplar dentro de una caja de madera el martes en el Palacio de Gobierno.

Santos subió también una fotografía en su cuenta de Twitter en la que aparece escribiendo con la bala reciclada junto a la siguiente frase: "Estamos transformando las balas del pasado en 'balígrafos'. Para que con educación escribamos un nuevo futuro".

"Después de casi 60 años de guerra en Colombia, por primera vez, un Gobierno asignó más presupuesto para la educación que para tanques, fusiles y balas" dijo la ministra de educación.

Parody
negó que se vayan a entregar a los alumnos "porque a los niños no los queremos contaminar más con balas..., porque son balas de verdad", declaró.