2 de junio de 2013 / 02:47 p.m.

Desde el Ejecutivo federal aseguran que a ninguno de los firmantes conviene dejar el instrumento, porque perderán su lugar en las reformas, pero sobre todo ante la sociedad.

 

México • Al cumplir sus primeros seis meses de vida, el Pacto por México ha demostrado ser el instrumento más eficaz para la aprobación de las reformas y el puente de diálogo con los más antagónicos.

El acuerdo, firmado el 2 de diciembre, logró unir en su contra al ala del perredismo que comulga con los ideales de Andrés Manuel López Obrador con los calderonistas, los panistas afines al ex mandatario federal.

Diversos actores apuestan a que la vida del Pacto concluirá porque el consejo rector y, sobre todo, los presidentes de los partidos han sustituido la labor del Congreso; otros proyectan que será la elección del 7 de julio la que terminará la luna de miel con el gobierno federal.

Referente

Los integrantes priistas del Pacto consideran que el acuerdo genera ganancias para todos los partidos, es referente de una nueva forma de hacer política en el país, así como de la proximidad de gobiernos de coalición, aunque estiman que los próximos meses será sometido a su prueba de "ácido": los procesos electorales.

En entrevista por separado, el presidente de la Fundación Colosio, Adrián Gallardo, la secretaria de Asuntos Jurídicos del PRI, Martha Tamayo, y el diputado Héctor Gutiérrez de la Garza descartan que el tricolor sea el principal ganador con los resultados del Pacto, pues aseguran que en varios temas han tenido que ceder ante la postura de los otros partidos a fin de llegar al consenso.

Ninguno de los tres conoce cuál es el origen del Pacto, si fue un partido o el gobierno federal el que tomó la iniciativa para establecerlo ni cuáles fueron las primeras reuniones y los protagonistas previos a su firma, aunque coinciden en que el paso del tiempo hace más difícil que alguno de sus integrantes pueda abandonarlo.

En cuanto a la forma en que se trabaja al interior del Pacto, algunos reconocen que hasta el momento la reforma que mayores dificultades ha representado fue la de telecomunicaciones, y que fue el presidente del PRD, Jesús Zambrano, quien tuvo la idea de acercar a los integrantes del Pacto con los sectores de la sociedad civil.

"Ha sido tan honesta la actitud de los integrantes del Pacto a la hora de asumir la defensa de los temas, que usted pierde de vista si está oyendo a uno de izquierda o a uno de derecha. Muchas veces nos pasó, entonces, un poco en broma, le dice uno al otro: oye, pero esa puede ser una posición de las nuestras o al revés", narra Tamayo.

"Sabemos que la prueba de ácido ha sido el proceso electoral, tan es así que ya hubo manifestaciones. Yo le voy a dar otro elemento: la vida interna de cada uno de los partidos; un compañero tiene proceso de elección de dirigencia este año y todos los factores al interior que inciden en ese proceso de renovación de cargos dirigenciales impactan en el Pacto", aseguró Tamayo.

Asimismo, explican que concluir los acuerdos para obtener iniciativas de ley ha sido una tarea difícil en la que el PRI ha tenido que ceder, al igual que los otros partidos, por lo que los resultados obtenidos entre todas las fuerzas políticas y el gobierno federal pueden ser el antecedente de gobiernos de coalición, tema que se encuentra sometido a discusión dentro de las mesas de trabajo para elaborar la iniciativa de reforma político-electoral.

"Es que cuando partes de que no eres dueño de la verdad y que requieres de los demás para avanzar, pues de otra manera es imposible, esa actitud coadyuva a que se generen acuerdos", detalló Gutiérrez de la Garza.

Pero el consenso entre las fuerzas políticas deberá superar las confrontaciones derivadas de la competencia electoral en 14 entidades; además de los conflictos al interior del PRD y del PAN, este último partido en que posteriormente deberá elegirse al siguiente presidente nacional.

"Déjeme conocerla"

Reuniones convocadas con dos horas de anticipación, citas en domingo por la noche o avales a iniciativas cuyos contenidos son solo conocidos por el consejo rector, son algunos de los argumentos de los detractores del acuerdo de 95 compromisos que cumple ya seis meses de existencia.

La reforma educativa tuvo el aval a ciegas de los legisladores del PAN. Quienes acudieron al Museo de Antropología a la presentación de la iniciativa presidencial lo hicieron sin siquiera conocer su contenido.

Los teléfonos de los legisladores que integran las comisiones de Educación en el Congreso sonaron apenas unas horas antes del acto, aquel lunes 10 de diciembre, una semana después de la firma del acuerdo. La inconformidad de los diputados y senadores panistas con el Pacto se hizo patente.

Los procesos de revisión de las iniciativas de las reformas han violentado las formas. Senadores y diputados coinciden en que la revisión de sus contenidos antes de su aprobación ha dejado como saldo una inconformidad que crece.

"Yo la apruebo presidente, con mucho gusto lo hago, pero primero déjeme conocerla", dijo un senador integrante de la comisión de Educación en el Senado a Gustavo Madero durante una reunión en la que el líder panista pidió un apresurado respaldo a la iniciativa.

Las críticas hacia Madero comenzaron a fluir. Particularmente los senadores se sintieron como una oficialía de partes, más que una Cámara cuya función es dictaminar las leyes. Los órganos de dirección del PAN avalaron un mes después la firma unilateral del dirigente panista.

La disciplina panista y esa máxima de la lavar la ropa sucia en casa se vulneró con el Pacto. Ahora las posiciones de los detractores tienen nombre y apellido: 24 senadores que, sin ser simpatizantes de Ernesto Cordero, se han sumado a su rebelión contra Madero por atropellarlos en el quehacer legislativo.

Acuerdo ciudadanizado

El acuerdo comenzó con 95 compromisos suscritos por las principales partidos del país. Hasta el momento, a sus seis meses de existencia, se ha cumplido la tercera parte de éstos.

"Hay quienes dicen que al paso que vamos en uno o dos años agotaremos todos los puntos y el Pacto de acabará. Pero están equivocados, porque lo estamos ciudadanizando y eso le dará continuidad", revela un funcionario de Gobernación que está involucrado directamente en los acuerdos.

Tras las rápidas aprobaciones de las reformas educativa y financiera en el Congreso de la Unión, diversos sectores de la sociedad civil tocaron a la puerta del consejo rector del Pacto para presentar propuestas a sus problemáticas cotidianas y a través de este instrumento encontrar soluciones.

Así fue como gobernadores, alcaldes, campesinos, mujeres, defensores de derechos humanos y de las mujeres, cámaras de comercio y patronales pidieron un espacio en el acuerdo federal partidario.

"Aunque cumplamos cabalmente los compromisos se están sumando nuevas propuestas, como es el caso de los campesinos y el tema de las sequías. La defensa de los derechos humanos, que es muy legítima. O los mandatarios que piden ser tomados en cuenta en los temas fiscales y económicos, la agenda se va ampliando y los compromisos del mismo modo", confía.

—Dicen que el Pacto se rompe después de septiembre, una vez que presenten las reformas financiera y energética. ¿Lo tienen calculado?

(El funcionario, previo a responder toma un poco de café y mira la foto oficial del presidente Peña Nieto, esa que está en todo lo alto en las oficinas del gobierno y priistas).

—En nuestros cálculos la reforma más difícil era la de telecomunicaciones, por todos los intereses que se tocaban. Hubo muchas presiones hacia nosotros (el gobierno), pero el Presidente siempre sabe llegar a los acuerdos para avanzar.

"En el caso de la energética está claro que es necesaria la modernización de Pemex y todo el sector. Aunque no coincidimos en las formas, los partidos y nosotros sabemos que si no aprovechamos esta inercia será muy difícil lograrlos después".

Para el funcionario federal a ninguno de los tres partidos conviene levantarse de la mesa del Pacto porque "están tan hilvanados los intereses de cada uno de los actores, y si uno se sale pierde su proyecto y, sobretodo su propuesta, y pierde ante la sociedad".

En la Cámara de Diputados el bloque PRI, Verde y Panal conforman 251 votos, solo necesitan de la suma del PAN (114) o bien del PRD (100) para avalar una reforma.

En mismo caso ocurre en el Senado, donde PRI, Verde y Panal ostentan 62 votos que con la voluntad del PAN (38) o el PRD (22) podrían dar paso a los cambios.

"Creo que el Pacto ha dado fuerza a todos. Aquí no hay mezquindades ni ganadores ni perdedores es solo la agenda para darle un rumbo al país", concluye.

 

UN PAÍS MÁS JUSTO Y PRÓSPERO: MADERO

El dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, aseveró que el Pacto por México permitirá que la próxima generación viva en un país más justo, próspero, incluyente y seguro, y ello será posible por un mecanismo de concertación.

De gira por Baja California, el líder del PAN aclaró que esta concertación no fue concebida ni convocada por el PRI ni por el gobierno federal, sino se concretó porque los partidos que no están en el gobierno decidieron colaborar en él.

El máximo dirigente panista explicó que Acción Nacional decidió firmar el Pacto por México porque trata de resolver muchos de los problemasque se vienen arrastrando desde hace mucho tiempo.

Agregó que el Pacto fue producto principalmente de la decisión que tomaron los electores al no votar para que ninguno de los partidos tuviera mayoría y con ello obligaron a los políticos a ponerse de acuerdo y pensar primero en México y en cómo resolver los problemas.

Desde 1997, cuando menos, el país viene arrastrando la falta de acuerdos, de mayorías estables en el Congreso, por lo que el sistema político se ha convertido en el cuello de botella para que México pueda despegar, dijo.(Redacción/México)

Claves

Bajo escrutinio

- El dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, aseguró que los candidatos del revolucionario institucional a puestos de elección popular están actuando dentro de la legalidad y que su partido está bajo el escrutinio permanente de las autoridades electorales.

- El presidente del PRI expuso: "Los que hacemos bien las cosas esperamos que haya una aprobación, un aval de las autoridades de que estamos en orden, pues el PRI, el partido de la legalidad, seguirá actuando así".

- Camacho Quiroz afirmó además que los mexicanos se han dado un Pacto por México bien intencionado, el cual busca que el país tenga instituciones eficaces y que respondan a los intereses nacionales.

ISRAEL NAVARRO, MARIANA OTERO-BRIZ Y LILIANA PADILLA