26 de febrero de 2013 / 12:36 a.m.

Ciudad de México.- Los comisionados del IFAI Gerardo Laveaga y Ángel Trinidad guardaron sus diferencias públicas de hace unas semanas y al comparecer ante senadores se pronunciaron por que más allá de su permanencia o no, se fortalezca al instituto.

Laveaga Rendón defendió su elección como presidente del IFAI, al señalar que fue mediante un proceso democrático, por el que “"me eligieron presidente en un momento difícil”, pero en medio de la transición del IFAI a ser un órgano constitucional autónomo se comprometió a no interrumpir la marcha del instituto y como representante se esmerará en que sea así.

“"Los comisionados poseemos personalidades muy fuertes y enfoques distintos de la realidad, ponemos el énfasis de nuestro trabajo en diversos valores republicanos, algunos de los cuales suelen contrapuntearse, pero este no es obstáculo para cumplir nuestro objetivo"”, dijo Laveaga.

Indicó que los comisionados deben procesar sus diferencias, “"pero en lo personal considero una distinción trabajar con estos cuatro colegas, de los que tengo mucho que aprender"”.

En su turno, el comisionado Trinidad explicó que no hizo objeciones antes de la elección del presidente para no afectar a la otra contendiente y ponderó que aquí el problema no es si está e juego la permanencia de los comisionados, sino el fortalecimiento de una verdadera política de Estado que no responda a lógicas partiditas ni a resorte alguno que no sea del interés de la sociedad.

Se pronunció porque nunca este órgano sea cooptado por partido político alguno, porque el IFAI es de la sociedad.

Sostuvo que el IFAI debe regirse por principios éticos y valores de quienes lo integran y la primera obligación que tienen es actuar con la vedad.

“"Una de las cosas que me tiene aquí reunidos es mi voto razonado, fueron mis manifestaciones públicas. Quiero señalar que mi proceder no obedece a ambición política o a despecho alguno, sino a la convicción que no podría tener la mínima autoridad en mi derecho de la búsqueda por la verdad si no actuaba con la congruencia correspondiente"”, afirmó.

Dijo que lo más fácil era el silencio, el dejar hacer y pasar, pues a fin de cuentas le quedaban más de 3 años como comisionado.

"“Algunos me preguntarán por qué hacer público el conflicto después de la elección, si no podría afectar al contendiente, otros me dirán que la ropa sucia se lava en casa, pero el IFAI es una casa pública, es propiedad de la sociedad, de los mexicanos, no de los comisionado o funcionarios"”, dijo.

La comisionada Jacqueline Peschard resumió la situación que se vive en el IFAI, tras las diferencias públicas, las cuales están ahí, pero han resuelto avocarse al trabajo diario y dejar que se vayan allanando.

“"Lo que hemos hecho para resolver las diferencias, es resolver nuestros recursos, dejarlas ahí y metiéndonos de lleno para resolver y de modo que la intensidad de lo cotidiano vaya resanando las relaciones entre nosotros para recuperar la armonía"”.

Se pronunció porque, de modificarse la integración del IFAI, no se haga borrón y cuenta nueva con la salida de todos, porque eso minaría la credibilidad de la institución.

ANGÉLICA MERCADO