NOTIMEX
1 de octubre de 2015 / 11:03 p.m.

Washington.- El mexicano José Emanuel García Sota, alias “Zafado” o “Safado”, fue acusado hoy en una corte federal por el asesinato de Jaime Zapata y el intento de homicidio de Víctor Ávila, agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

La formulación de cargos y la extradición del mexicano fueron anunciados por Leslie Caldwell, procuradora general asistente, Vincent Cohen, fiscal en el Distrito de Columbia, Joseph Campbell de la División de Investigaciones Criminales del FBI, y Sarah Saldaña, titular del ICE.

Caldwell agradeció al gobierno de México por su cooperación en el caso, informó el Departamento de Justicia en un comunicado.

García Sota conocido también con el seudónimo de Juan Manuel Maldonado Amezcua, fue presentado ante el juez federal Royce Lamberth en el Distrito de Columbia y su siguiente aparición en corte fue programada para el próximo 9 de octubre.

García Sota enfrentaba desde mayo de 2013, los cargos que fueron revelados este jueves, incluyendo asesinato e intento de asesinato de un funcionario de Estados Unidos, intento de homicidio de una persona internacionalmente protegida y portación, alarde y disparo de una arma de fuego.

La dependencia apuntó que el acusado y otros miembros del cártel de Los Zetas en febrero del 2011, emboscaron y atacaron con armas de fuego en un camino lateral a los dos agentes especiales asignados en México.

Destacaron que desde 2013 ya se habían declarado culpables de su participación en los crímenes Julián Zapata Espinoza, alias Piolín, Rubén Darío Venegas Rivera, alias “Catracho” José Ismael Nava Villagrán, alias “Cacho” y Francisco Carbajal Flores, alias “Dálmata”.

En su declaración, Zapara Espinoza, Venegas Rivera y Nava Villagrán admitieron ser sicarios de “Los Zetas”, en tanto Carbajal Flores admitió ayudar al grupo criminal después del ataque.

Caldwell indicó que los cuatro años y medio transcurridos desde el atentado no disminuyó la resolución de las agencias federales de castigar a los responsables del “brutal ataque”.