15 de julio de 2013 / 01:16 p.m.

 

Los partidos de oposición condicionaron su permanencia en el Pacto por México a cambio de un periodo extraordinario para aprobar una reforma electoral “que ponga un alto a las prácticas de gobernadores del PRI”, las cuales consideraron que afectaron negativamente los procesos electorales del pasado 7 de julio.

Las elecciones eran clave para preservar la civilidad en el Pacto por México, pero la prueba no fue superada, afirmaron los presidentes nacionales de PAN, Gustavo Madero, y PRD, Jesús Zambrano.

""A la frenética carrera de los gobernadores para restaurar al régimen de partido de Estado no hubo más que indiferencia o complacencia del gobierno federal, encabezado por Enrique Peña Nieto"", denunciaron en un pronunciamiento conjunto.

En conferencia de prensa, exigieron al gobierno federal y al PRI que se inicie una investigación profunda sobre las violaciones registradas en el proceso electoral y se castigue a los responsables de esos delitos.

Además, la oposición condicionó la continuidad del Pacto por México a que se aprueben las leyes secundarias en materia de educación, telecomunicaciones y competencia económica, así como acordar las reformas en materia política —incluyendo la del Distrito Federal—, energética y hacendaria.

Respecto de la fecha para establecer un periodo extraordinario, Madero comentó que se encuentran abiertos a recibir propuestas; sin embargo, consideró que éste debería llevarse a cabo en agosto, a fin de que primero se discuta la reforma política y posteriormente, en el periodo ordinario, se puedan abordar los cambios en materia energética y hacendaria.

En tanto, Zambrano afirmó que las sanciones por delitos electorales deben aplicarse a quien resulte responsable por los “actos criminales” registrados antes y durante la jornada electoral, pues además de asesinatos, también hubo presencia de células del crimen organizado que inhibieron la votación al portar armas en la cercanías de las casillas electorales.

En entrevista con Néstor Ojeda para MILENIO Televisión, el dirigente del PRD dijo que es inaceptable que se permita la incursión de grupos criminales en las actividades electorales, pues en el futuro esto puede llegar a generar que los capos impongan candidatos en todos los niveles de gobierno, por lo que reiteró que se debe sancionar a todos los responsables de tener nexos con las organizaciones delincuenciales.

Asimismo, rechazó que PAN y PRD condicionen las reformas estructurales a los resultados electorales y subrayó que buscan continuar con los acuerdos para impulsar dichos cambios, siempre que se establezcan en un marco de “mutuo respeto”.

""No hemos supeditado a los resultados electorales el haber caminado en reforma educativa, competencia económica o telecomunicaciones, es un conjunto de acuerdos y reformas a los que hemos llegado en las Cámaras de Diputados y Senadores y queremos continuar así, pero necesitamos respeto mutuo"", enfatizó.

Finalmente, reconoció que el PRD fue la fuerza por la que se logró el triunfo del candidato Kiko Vega en Baja California, ante una contienda muy cerrada entre el PRI y el PAN.

""Son triunfos que no se pueden adjudicar a una sola fuerza política y no es que andemos haciendo caravana con sombrero ajeno como se llegó a decir a principios de la semana, sino que nosotros vemos en Baja California un nuevo momento de relanzamiento de procesos democratizadores desde el norte del país.""

 — LILIANA PADILLA Y MARIANA OTERO-BRIZ