21 de mayo de 2013 / 12:20 a.m.

Ciudad de México • México está convencido de que ninguna otra zona del mundo iguala el crecimiento y el dinamismo de la región Asia-Pacífico, cuyo peso político e influencia cultural es también incuestionable, aseguró el canciller José Antonio Meade.

En el artículo titulado "México tiene fe en el futuro de Asia-Pacífico", publicado en medios de comunicación de China, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) recalcó que México comparte los anhelos en el ámbito internacional con China.

México respeta y admira las aportaciones universales de China. Desde el establecimiento de relaciones diplomáticas en 1972 ambas naciones han forjado sólidos vínculos de amistad, solidaridad y cooperación con un enorme potencial de beneficios para ambos países, expuso.

En el texto publicado en el marco de la visita de trabajo del canciller a ese país asiático, señaló que ambas naciones comparten además los retos que -dijo- "estoy seguro podremos solucionar si estrechamos nuestros lazos e intercambiamos experiencias".

"De forma gradual pero firme, México tendrá una mayor presencia en esta zona de acelerado crecimiento, desarrollo e innovación global en que se ha convertido la región de Asia y el Pacífico", añadió.

México y China, recalcó, tienen la oportunidad de consolidar sus actuales vínculos en intercambios cada vez más profundos, productivos y mutuamente benéficos.

Meade Kuribreña enfatizó que el diálogo político, el comercio, la inversión, la educación, la ciencia, la tecnología, el turismo y la cultura son temas prioritarios de una agenda bilateral amplia y en expansión.

En este sentido, indicó que la relación entre México y China tiene un futuro promisorio, porque "somos países en movimiento y en constante proceso de transformación. Con el relanzamiento de nuestros vínculos, trabajaremos para aprovechar nuestras complementariedades".

Estoy convencido de que en esta nueva etapa, los pueblos de México y China se beneficiarán de una relación bilateral sustentada en una mayor visión estratégica y de largo plazo.

Por otra parte, el titular de la SRE sostuvo que para alcanzar las metas nacionales, la política exterior contribuirá al desarrollo de México como nunca antes.

Al mismo tiempo, dijo, el país consolidará su posición como un sólido defensor del orden y estabilidad internacional, partidario del libre comercio global, destino amigable y seguro para la inversión extranjera, y como un Estado responsable y solidario, promotor de la paz y el desarrollo humano.

Además el secretario de Relaciones Exteriores aprovechó para recalcar que México vive un buen momento, pues la estabilidad macroeconómica y un bajo nivel de endeudamiento son parte de "nuestra fuerza" como una de las primeras 15 economías en el mundo.

Somos una economía con amplia perspectiva social plenamente insertada en el comercio internacional con un intercambio de bienes y servicios por más de 700 mil millones de dólares cada año.

"Ofrecemos un clima seguro y confiable para la inversión extranjera. Nuestras instituciones políticas muestran cada vez mayor fuerza y vitalidad", aseveró.

Meade Kuribreña abundó que este momento de la historia de México encarna una gran promesa de bienestar y desarrollo para el pueblo mexicano, a través de reformas estructurales que son clave para el desarrollo del país.

"Somos un país decidido a transformarse y crecer. Estamos decididos a fortalecer la presencia global de México mediante el fortalecimiento de nuestra cooperación internacional, la promoción de nuestros valores en el mundo y la protección de los intereses de los mexicanos en el exterior", concluyó.

NOTIMEX