— MIRIAM CASTILLO
20 de junio de 2013 / 01:10 p.m.

En medio de reclamos y acusaciones, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que en el Pacto por México se pueden dar “rispideces” entre las fuerzas políticas, acentuadas por los tiempos electorales, pero confió en que se siga priorizando el interés nacional y la disposición de sacar adelante las reformas, así como continuar con el cumplimiento de los compromisos del acuerdo que, dijo, hasta ahora se han concretado en un 50 por ciento.

Durante una conferencia magistral que ofreció en la Chatham House, en Londres, ante estudiososinternacionales, entre ellos la ex secretaria de Estado estadunidense Condoleezza Rice, el mandatario insistió de manera puntual en que no se contempla la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex) y en que la búsqueda de la reforma energética va encaminada a captar recursos para su modernización.

""No se trata de privatizar. Algunos han creído que la participación del sector privado es privatizar. Al contrario. Una y otra vez he insistido y he declarado: el Estado seguirá siendo propietario, dueño de los hidrocarburos del país, dueño del petróleo, pero necesitamos ampliar su capacidad"", expresó el jefe del Ejecutivo.

En su último día de la gira por Reino Unido, Peña Nieto remarcó la importancia de que se incorpore la iniciativa privada debido a que la paraestatal no cuenta con los recursos suficientes para modernizarse.

Reiteró que los partidos políticos y el gobierno de la República tienen consensos respecto a la necesidad de ampliar la capacidad de la paraestatal.

""Pemex por sí mismo no tiene los recursos económicos suficientes para detonar y desarrollarinfraestructura para generar más energía. Y ya dije cuál es el objetivo. Si queremos tener gas más barato, si queremos asegurar que la energía eléctrica sea más barata, que el gas natural para la producción de nuestro país sea más barata, tenemos que ampliar nuestra generación de energía y, por eso, tenemos que asegurar la participación del sector privado, en mecanismos que además están probados ya en otras partes del mundo, que sin perder la propiedad del Estado"", detalló el Presidente.

Peña aprovechó para presumir el Pacto por México como uno de los activos más importantes del país y adelantó la reforma política como otro de los acuerdos.

Añadió que se prevé debatir temas como reelección legislativa, gobiernos de coalición y modificaciones al régimen de gobierno.

Peña consideró que lo que hasta ahora se ha concretado gracias al Pacto podrá acelerar el crecimiento nacional, que ha tenido rezagos debido a la falta de consensos.

""Tenemos un gran consenso de que no hay tiempo que perder y de que México no puede seguir posponiendo reformas fundamentales. Hay, también, un importante respaldo social de especialistas y de organizaciones de la sociedad civil para concretar las reformas que el país necesita. Los mexicanos estamos listos y decididos a perfeccionar una democracia, que si bien es sólida en sus instituciones y en sus procesos electorales, aún no logra traducirse en una democracia de resultados mayores"", dijo.

En el cierre de sus actividades en Londres, Peña detalló los puntos de la reforma política que pudiera tratarse en los próximos meses y apuntó que debido a la importancia del tema, se dividirá en tres bloques.

El primero, la legislación para las modalidades de participación ciudadana que ya se contemplan en la Constitución, es decir, la candidatura ciudadana, la iniciativa popular y la consulta ciudadana.

El segundo, una reforma a las instituciones y procedimientos electorales, así como una ley de partidos.

El tercero prevé una reforma al régimen de gobierno que pretende introducir el debate a los temas como la reelección legislativa, gobiernos de coalición y reforma política al Distrito Federal.