NOTIMEX
29 de abril de 2016 / 03:34 p.m.

Estados Unidos.- El Senado de Estados Unidos confirmó hoy a Roberta Jacobson como nueva embajadora en México, tras meses de retraso por la oposición de dos senadores y en la última sesión antes del receso de la semana del 5 de Mayo.

Por consentimiento unánime, la Cámara Alta completó el proceso de confirmación luego que los senadores de origen cubano Marco Rubio y Bob Menéndez lograron un acuerdo con la Casa Blanca y el liderazgo legislativo para éste y otros temas.

El voto tuvo lugar en una sesión senatorial con la sola participación del líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, quien pidió el consentimiento unánime sin que se registrara ninguna objeción.

“Aunque demoró mucho tiempo, estoy complacido que el Senado confirmó a una persona tan calificada y capaz como Roberta Jacobson para servir como embajadora en México”, reaccionó uno de los principales defensores de Jacobson en la Cámara Alta, el senador republicano de Arizona, Jeff Flake.

Jacobson, secretaria de Estado adjunta para el hemisferio occidental, fue nominada por el presidente Obama en junio de 2015 y aprobada por el Comité de Relaciones Exteriores, pero su confirmación permaneció en un limbo por la oposición de Rubio.

Aunque Rubio objetaba la nominación por su rechazo a la política de acercamiento de Estados Unidos y Cuba, al final negoció su bloqueo por la renovación de las sanciones a Venezuela.

El secretario de Estado John Kerry apeló al Senado en sucesivas ocasiones para aprobar el nombramiento de Jacobson, dada la importancia de la relación bilateral con México.

“Es desdeñoso (para México) que no tengamos el respeto de enviar el embajador que necesita y merece”, fustigó el encargado de la diplomacia estadunidense en enero pasado.

La nominada embajadora en México tiene más de un cuarto de siglo de experiencia en asuntos del hemisferio occidental en la diplomacia estadunidense.

Jacobson ha participado en negociaciones, lo mismo para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, que en la configuración de la Iniciativa Mérida.

Antes había ocupado la cartera de manera interina después de haber sido la principal subsecretaria adjunta de la misma oficina de diciembre de 2010 a 2011, con responsabilidad en temas políticos regionales y económicos, y asuntos de seguridad ciudadana en el hemisferio.

En su calidad de secretaria adjunta de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Jacobson encabezó la delegación estadunidense en las negociaciones con Cuba para restablecer relaciones diplomáticas y reabrir embajadas en las respectivas capitales.

Desde junio de 2007 a diciembre de 2010 fue subsecretaria de Estado adjunta para Canadá, México y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Enseguida del voto sobre Jacobson, McConnell presentó para su aprobación las otras dos partes del acuerdo político entre Rubio, la Casa Blanca y los legisladores: la renovación de las sanciones a Venezuela y el fin de la obstrucción a la ley de gastos del Departamento de Estado para 2016.

En marzo de 2015, el presidente Barack Obama había promulgado la orden ejecutiva para castigar a un grupo de siete funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro implicados en la represión a las protestas opositoras, que dejaron un saldo de 43 personas muertas.

La iniciativa, prevista para expirar en un año, impuso restricciones de visas y congelamiento de bienes a los funcionarios que cometieron “actos significativos de violencia o serios abusos de derechos humanos contra personas ligadas a las protestas antigubernamentales”.

Bajo el acuerdo negociado entre Rubio, funcionarios de la Casa Blanca y un puñado de legisladores, las sanciones fueron extendidas hasta el 2019.

La iniciativa había sido aprobada en la mañana unánimemente en “fast track” por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

De manera adicional se levantó la objeción presentada por el otro senador cubanoestadunidense, Ted Cruz, para aprobar la ley de gastos del Departamento de Estado y se promovió una iniciativa para designar una calle frente a la embajada de China como la Plaza Liu Xiaobo, en honor al activista chino.