28 de abril de 2013 / 01:58 p.m.

Guerrero • A pesar de no confiar en la tregua por parte del magisterio disidente, el Congreso de Guerrero continúa con los preparativos para la sesión solemne de mañana, en la que se tiene previsto que el gobernador Ángel Aguirre Rivero rinda su segundo informe de labores.

El pasado viernes, el secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), Gonzalo Juárez Ocampo, dio a conocer que las bases del magisterio se mantendrían inmovilizadas hasta el 1 de mayo, fecha en la que marcharán para conmemorar el Día Internacional del Trabajo.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, Bernardo Ortega Jiménez, señaló que dicho anuncio no genera confianza entre los representantes populares, pues ya en otras ocasiones la CETEG ha dicho que respetará el trabajo del Poder Legislativo y no cumple.

Por esa razón, dijo que no descartan la posibilidad de solicitar el resguardo de las instalaciones del Congreso, para evitar que durante los trabajos previstos se vaya a generar una nueva agresión.

Aclaró que solicitar la presencia de elementos de la policía anti motín en las inmediaciones de la Cámara de diputados es una facultad del presidente de la mesa directiva, Antonio Gaspar Beltrán, que este domingo dará a conocer los detalles de la decisión.

Mientras tanto, señaló que la última comunicación que tuvo con el gobernador y sus colaboradores, va en el sentido de que a partir de las once de la mañana del lunes, se instalará una sesión solemne en la que Aguirre Rivero rendirá un informe sobre el estado que guarda la administración pública estatal.

Dijo que las invitaciones a dicho evento ya están corriendo, una parte manejada por los diputados y otra por el propio mandatario estatal.

Efectos de la tregua

Aunque los integrantes del Poder Legislativo mantienen una actitud recelosa ante la tregua de la CETEG, los efectos de la misma se notaron desde la mañana del sábado.La presencia de maestros disidentes en el campamento disminuyó de manera importante, aunque sus operativos de vigilancia interna se mantuvieron vigentes.

Los elementos de la Policía Federal que llegaron a Chilpancingo, desde los primeros días de abril, también tuvieron unos momentos de tranquilidad, parte importante del sábado se les miró abarrotando centros comerciales, restaurantes y sucursales bancarias.

ROGELIO AGUSTÍN, CAROLINA RIVERA Y JAVIER TRUJILLO