21 de julio de 2014 / 04:34 p.m.

Berlín.- A 70 años del atentado frustrado contra Adolf Hitler, el gobierno alemán rindió homenaje a los miembros de la resistencia que perpetraron en el cuartel general del Führer la llamada "Operación Walkiria", una conspiración contra el dictador.

El presidente alemán, Joachim Gauck, fue el encargado de abrir la conmemoración con una ofrenda floral y un discurso en Bendlerblock, el patio del edificio berlinés donde fueron ejecutados los conspiradores y que en la actualidad alberga el monumento de la resistencia antihitleriana.

En su intervención, Gauck calificó la resistencia contra Hitler como un modelo para la lucha por la dignidad humana, la libertad y la democracia.

"El 20 de julio de 1944 nos recuerda lo que queremos y podemos: permanecer valientes a favor de nuestros valores", dijo Gauck antes de depositar una corona de flores en el patio en el que fueron asesinadas más de dos mil 500 personas entre 1933 y el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

Tras el homenaje en Bendlerblock, el presidente alemán acompañado por autoridades del Estado, entre ellas la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, se dirigió al Memorial del Plötzensse en Berlín, donde un monumento recuerda a casi tres mil personas que fueron ejecutadas ahí por los nazis.

El 20 de julio de 1944, el general Claus von Stauffenberg lideró un complot para asesinar a Adolf Hitler que de haber prosperado, según los historiadores, habría servido para evitar millones de muertes.

El plan falló y el militar, junto a otros cuatro colaboradores, fueron ejecutados.

Stauffenberg, en ese entonces jefe del Ejército de la reserva, colocó un maletín con explosivos en la Guarida del Lobo, el cuartel general de Hitler, donde el dictador mantenía habitualmente reuniones con altos cargos de la cúpula militar nazi.

Ese punto de encuentro nazi se situaba en Rastenberg, el oriente de Prusia en el territorio alemán.

La detonación del artefacto causó la muerte a varios de ellos, sin embargo el Führer resultó ileso y el general y los militares que le ayudaron a organizar el asesinato fueron fusilados al día siguiente.

La historia fue llevada al cine por el actor de Hollywood, Tom Cruise, quien dirigió y protagonizó "Operación Walkiria".

El filme no agradó a los descendientes del general Stauffenberg, quienes entienden que “la Cienciología es una ideología totalitaria” y, en ese sentido, consideraron que "es macabro que un cienciólogo declarado como Tom Cruise interprete el papel de la víctima de un régimen totalitario".

FOTO:

NOTIMEX