REUTERS
5 de enero de 2016 / 01:44 p.m.

Alemania.- Cerca de 90 mujeres denunciaron haber sufrido robos, amenazas o abusos sexuales durante las celebraciones de Año Nuevo en los alrededores de la central de trenes de Colonia, por parte de hombres jóvenes, en su mayoría ebrios, informó el martes la policía alemana.

El jefe de policía de la ciudad, Wolfgang Albers, dijo en una conferencia de prensa que los oficiales describieron a los hombres como posiblemente procedentes de la "región árabe o del norte de África" y en su mayoría de entre 18 y 35 años. "Una de las denuncias es una violación", añadió.

La canciller Angela Merkel condenó las agresiones que la policía dijo ocurrieron cuando unos mil hombres se dividieron en grupos mientras oficiales intentaban frenar que se arrojaran fuegos artificiales contra el público en la plaza.

Si bien los políticos instaron a que no se señale a todos los refugiados como responsables, el incidente alimentó llamamientos de grupos de derecha para que se suspenda el ingreso de inmigrantes.

En el 2015, Alemania recibió más de un millón de migrantes, que huían de las guerras y la pobreza en Oriente Medio y África, más que cualquier otro país de Europa.

La alcaldesa de Colonia, Henriette Reker, dijo que era "increíble e intolerable lo que sucedió en la víspera de Año Nuevo" pero que no había razón para creer que los involucrados en las agresiones fueran refugiados.

El ministro de Justicia Heiko Mass dijo que Alemania no aceptará este tipo de agresiones contra mujeres y describió los ataques como "un nuevo nivel del crimen organizado".

Merkel dijo a Reker en una conversación telefónica que las agresiones merecían una dura respuesta.

"Debe hacerse todo lo necesario para investigar a los responsables tan rápido como sea posible y castigarlos, sin importar de dónde son", dijo la canciller, según su portavoz.

Tras una reunión de emergencia, Reker dijo que se tomarán más medidas para evitar que se repita un incidente semejante. Enfatizó que las mujeres deben sentirse seguras durante la celebración de los carnavales el próximo mes, en el que la ciudad cierra cinco días y se llena de desfiles callejeros con gente ebria y fiestas.

Reker fue apuñalada en octubre y resultó gravemente herida, justo un día antes de que fuera elegida alcaldesa. La policía dijo que el ataque podría haber estado motivado por su apoyo a los refugiados.