MULTIMEDIOS DIGITAL
18 de febrero de 2016 / 12:22 p.m.

Buenos Aires.- La argentina Griselda Noemí González ansiaba ver en persona al hombre que conoció por Facebook, un mexicano originario del estado de Chihuahua con quien tenía cuatro meses charlando a distancia, por lo que decidió pagarle el viaje sin saber que con ese boleto, encontraría la muerte.

“El martes por fin se acabará la espera, veré frente a frente a esa persona tan especial que de repente apareció en mi vida. Me refiero a ti, mi Valentina Blanco, estaré a tu lado, te amo”, era el mensaje que recibió la mujer de 39 años de su amado que terminó estrangulándola en la casa que ella había comprado para convivir con él.

Waldo Parra Mares
Los investigadores encontraron que el mexicano había sido padre en octubre pasado y varios mensajes que lo señalan como un manipulador. | ESPECIAL

El homicidio se dio a conocer el pasado sábado en una vivienda en la localidad de Francisco Álvarez, en la provincia de Buenos Aires, luego de que la pareja sostuviera una fuerte discusión.

Según el diario El Clarín, González tenía su perfil con el nombre de Valentina Blanco y mantuvo una amistad por la red social con Waldo Parra Mares, quien radicaba en Ecuador. Ella era docente, vivía junto a su familia y estaba casada con un trabajador de la construcción; tenía dos hijos: una joven de 19 años y un adolescente de 15.

Sin embargo, la relación con el mexicano se volvía fuerte tras meses de mensajes amorosos y envíos de fotos. Compró la casa donde conviviría con él y le mandó dinero para que comprara los pasajes.
Fue así como el presunto homicida llegó el martes 9 de febrero al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, luego de hacer una escala en Chile.

El encuentro duró poco, pues aunque las autoridades continúan con la investigación, trascendió que Parra Mares y la maestra discutieron la noche del jueves porque ella no había cumplido con su promesa de divorcio. Tras cometer el crimen, el mexicano se llevó su celular y 3 mil pesos; el cuerpo de Griselda fue encontrado por su hija dos días después de haber sido estrangulada.

Los investigadores encontraron que el mexicano había sido padre en octubre pasado y varios estados que lo señalan como un manipulador.

“Necesito un préstamo, quién me presta miserables mil dólares”, publicó a fines de diciembre.

En enero escribió: “Sólo quiero decirle a esa persona tan especial para mí que lo único que quiero es estar con ella, te amo y te adoro”.

Parra continúa prófugo y un fiscal pidió una orden de captura a la Interpol que ya le fue otorgada.