1 de enero de 2013 / 05:13 p.m.

Para alcanzar 19 posiciones, de las 35 que forman la asamblea, el partido tuvo que recibir la anexión de dos legisladores electos del PT.

Villahermosa • Al igual que en la gubernatura tabasqueña, al Congreso del estado llegó la alternancia, pues por primera vez el PRD contará con mayoría absoluta en la 61 Legislatura.

Sin embargo, para alcanzar 19 posiciones de las 35 que forman la asamblea, el partido tuvo que recibir la anexión de dos legisladores electos del Partido del Trabajo, pues de acuerdo con los resultados finales solo 17 perredistas alcanzaron una curul.

La mayoría absoluta le permitirá al PRD asumir el control de la Junta de Coordinación Política (JCP) los tres años que dura la legislatura y evitar así que fuese rotatoria entre los partidos con mayor representación.

Después de las resoluciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y los cambios entre integrantes de bancadas legislativas de izquierda, el PRI será la primera minoría con ocho diputados, con lo que registra por primera vez la pérdida del control de una legislatura.

De allí, los partidos Acción Nacional, del Trabajo y Movimiento Ciudadano contarán con dos diputados cada uno, mientras los de Nueva Alianza y Verde Ecologista de México tendrán uno, respectivamente.

En la 58 Legislatura (2004-2006), el PRI perdió por primera vez la mayoría absoluta, aunque ninguno de los otros partidos opositores la consiguió por sí mismos, sino en conjunto, por lo cual la Gran Comisión se transformó en JCP.

Para recuperar el control en esa legislatura, el PRI consiguió la anexión de diputados de oposición, con la acusación del PRD de que los había convencido mediante pagos y así lograr una mayoría artificial.

Así, a partir del 1 de enero de 2013, la mayoría perredista podrá efectuar reformas legales por sí misma y solo en una eventual modificación constitucional requeriría de cinco votos, de los cuales cuatro están bajo control de PT y MC, sus aliados electorales.

Los 35 legisladores electos efectuarán su primera sesión pública ordinaria este 1 de enero, con el objeto de poner en marcha sus funciones, aunque de acuerdo con la Constitución de Tabasco, ya cuentan con fuero desde el momento en que rindieron protesta desde el pasado 27 de diciembre.

Ayer lunes fue la 60 Legislatura la que tomó al mediodía la protesta al perredista Arturo Núñez Jiménez como gobernador de Tabasco y concluyó sus funciones en la medianoche.

Núñez Jiménez se convirtió en el mandatario número 68 de esta entidad del sureste mexicano.

El mandatario, el primero emanado de las filas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que asume el Poder Ejecutivo tras 83 años de gobernantes priistas, cubrirá el periodo 2013-2018.

El mandatario saliente, Andrés Granier Melo, no asistió y oficialmente no se informó el motivo.

Al acto asistieron los integrantes del gabinete designado la víspera, así como la esposa del nuevo gobernador, Marta Lilia López Aguilera, y sus hijos Arturo, Martha, Néstor y Fernanda Núñez López.

De igual forma, asistieron mandatarios como el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera; de Chiapas, Manuel Velasco; de Guerrero, Ángel Aguirre; Rolando Zapata, de Yucatán y el oaxaqueño Gabino Cué, entre otros.

Políticos como Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Mùñoz Ledo, asì como senadores y dupitados federales también asisiteron.

Además, acompañaron al nuevo gobernador los ex mandatarios tabasqueños Leandro Rovirosa Wade, Enrique González Pedrero, Víctor Manuel Barceló Rodríguez y Enrique Priego Oropeza.

Notimex