REUTERS
11 de marzo de 2016 / 08:30 a.m.

Tokio.- Japón recordó el viernes a las miles de personas que perdieron la vida en el terremoto y tsunami de hace cinco años, una catástrofe natural que destrozó pueblos y provocó el peor desastre nuclear del mundo desde Chernóbil en 1986.

El sismo de magnitud 9 se produjo frente a la costa en un viernes frío, provocando enormes olas negras a lo largo de una amplia franja de costa y causando la muerte de más de 20 mil personas..

El tsunami paralizó la planta nuclear de Fukushima Dai-ichi, donde la fusión de tres reactores extendió la radiación en una amplia zona del campo, contaminando el agua, los alimentos y el aire.

Naoto Kan, el primer ministro en ese momento, ha dicho que temió tener que desalojar la capital japonesa, Tokio, y que la existencia misma de Japón podría haber estado en peligro.

Más de 160 mil personas fueron desalojadas de pueblos cercanos y un 10 por ciento todavía viven en viviendas temporales en toda la prefectura de Fukushima. La mayoría se han asentado fuera de sus lugares de origen y han comenzado una nueva vida.

Algunas zonas siguen estando prohibidas debido a la alta radiación. Los manifestantes en frente del operador de la planta Tokyo Electric Power Co (Tepco) mostraban signos diciendo: "¡Devuélvanme mi ciudad!"

Terremoto
Los deudos ofrecieron flores e incienso, bajando la cabeza y secándose las lágrimas | AP

En los cementerios a lo largo de la costa devastada, frente a los edificios vaciados por las olas, y en las playas, las familias se reunieron para ofrecer flores e incienso, bajando la cabeza y secándose las lágrimas.

Las banderas en los edificios del gobierno central estaban a media asta, algunas cubiertas de negro.

En la zona costera de Rikuzentakata, que fue arrollada por una ola de hasta 17 metros de alto y perdió el siete por ciento de su población, junto con la totalidad de su centro urbano, el dolor sigue siendo intenso.

"Lo cierto es que todavía sentimos las cicatrices aquí, y todavía hay muchos con dificultades para reiniciar sus vidas", dijo Yashichi Yanashita, un responsable del ayuntamiento retirado de 65 años de edad. El ayuntamiento de cuatro pisos se inundó por la ola.