2 de agosto de 2013 / 02:03 p.m.

México • El grupo de senadores panistas, encabezados por Ernesto Cordero, abrió un nuevo frente con la dirigencia de su partido, al rechazar que se discuta en el periodo extraordinario una reforma política descafeinada, que no contenga elementos mínimos de acceso al poder, ejercicio del poder y rendición de cuentas, como plantearon en su proyecto junto con el PRD.

Luego de que el dirigente Gustavo Madero dijera que apoyarán una reforma electoral para 2015 y la política hasta 2018, el senador Roberto Gil manifestó que le van a dar el beneficio de la duda a la propuesta que llegará del Pacto por México hasta conocerla y, por ahora, no se puede hablar de divisiones o cohesiones, pero sentenció que los firmantes de la iniciativa “tenemos estampada una firma y la vamos a sostener”.

A su vez, Javier Lozano expresó que sí se advierte que viene una nueva controversia por el acuerdo en la mesa del Pacto, porque será una reforma insuficiente.

“Al menos un diferendo, porque vimos desde el Pacto por México que el consejo rector ha anunciado un periodo extraordinario con una reforma política, pero francamente creemos que es una reforma descafeinada”.

De acuerdo con Lozano, una reforma que no contenga segunda vuelta electoral o reelección de alcaldes y legisladores o la autonomía de la PGR, del Coneval, la fiscalización en tiempo real de los gastos de campaña, “pues francamente pensamos que es una reforma insuficiente, incompleta”.

Indicó que exigirán que así como muestran buena voluntad al presentar una reforma energética muy completa, en materia de petróleo y de energía eléctrica, “pues también estamos esperando que con esa misma actitud seria y responsable, el PRI y el gobierno vayan adelante con una reforma política, político-electoral, como la que requiere México”.

Se le preguntó si la reforma política puede provocar un nuevo diferendo y Lozano apuntó que la propuesta que plantee el Pacto estará descafeinada.

Hizo notar que no se trata de darle al PRI y al gobierno la reforma que está esperando, sino darle al país los cambios que aguarda, porque tan importante es la economía como la democracia y las libertades “y de eso se trata esta reforma político-electoral, que nosotros presentamos hace una semana, y con la que la mayoría de los senadores del PAN vamos a insistir como una condición para seguir adelante con el plan energético”.

A su vez, Gil cuestionó la afirmación de Madero de que la reforma política se puede ir hasta 2018, al señalar que no existe ninguna cláusula que diga que este tipo de reformas deba esperar.

Aunque dijo no se puede hablar de divisiones respecto a algo que no se conoce, sostuvo que los panistas que firmaron la reforma política con el PRD no se van a rajar.

—¿Ustedes no se rajan en esta reforma de fondo?

—Tenemos estampada una firma y esa firma la vamos a sostener, porque estamos convencidos de que es la oportunidad histórica de transformar el régimen político mexicano.

ANGÉLICA MERCADO, OMAR BRITO E IVÁN VILLAVICENCIO