REUTERS
4 de septiembre de 2017 / 02:37 p.m.

SEÚL.- Estados Unidos dijo el lunes que los países que tienen relaciones comerciales con Corea del Norte colaboran con sus "intenciones nucleares peligrosas", mientras el Consejo de Seguridad de la ONU evaluaba nuevas sanciones contra el aislado país, que dio señales de planear nuevos ensayos con misiles.

Corea del Sur informó que estaba en conversaciones con Estados Unidos sobre el despliegue de portaaviones y bombarderos en la Península Coreana tras el sexto ensayo nuclear de Pyongyang, el mayor hasta ahora.

En una reunión del Consejo de Seguridad, la embajadora estadounidense Nikki Haley dijo que el líder norcoreano Kim Jong Un está "suplicando por una guerra".

"La guerra nunca es algo que Estados Unidos quiera. No la queremos ahora. Pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada", añadió.

Haley destacó que Estados Unidos hará circular una nueva resolución sobre Corea del Norte esta semana y dijo que espera que se vote el próximo lunes.

Rusia y China, un importante aliado comercial de Corea del Norte, pidieron que la crisis se resuelva pacíficamente. "China nunca permitirá caos y guerra en la Península (de Corea)", dijo Liu Jieyi, enviado de Pekín ante la ONU.

Rusia, por su parte, dijo que la paz en la región está en juego. "Un acuerdo amplio del tema nuclear y de otros que generan preocupación en la Península de Corea solamente puede lograrse a través de los canales diplomáticos", sostuvo el embajador de Moscú ante la ONU Vassily Nebenzia.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió ser informado de todas las opciones militares disponibles, dijo su jefe de Defensa.

ilp