23 de abril de 2014 / 06:35 p.m.

WASHINGTON.- El avión espia U-2 sobrevivió tanto la Guerra Fría como su sucesor y se demostró decisivo hace medio siglo cuando las dos superpotencias estaban al borde de una guerra nuclear.

Pero las reducciones en los fondos para la defensa amenazan el futuro del avión de reconocimiento a gran altura.

La Fuerza Aérea desea retirar paulatinamente la flota de los 32 aviones "Dragon Lady" que pueden ascender a una altitud de 21.000 metros (70.000 pies), recabar datos sobre Corea del Norte y Rusia y enviar rápidamente la información al alto mando estadounidense. Esa es una capacidad crucial, dado lo imprevisible del líder norcoreano, Kim Jong Un, y el envalentonado presidente ruso Vladimir Putin.

La Fuerza Aérea dice que el avión no tripulado Global Hawk puede cumplir esa misma función y que en una era de presupuestos reducidos el Pentágono no puede darse el lujo de tener ambos, el avión tripulado y el aparato teledirigido.

Legisladores escépticos han cuestionado la propuesta de la Fuerza Aérea de desactivar el U-2, el avión espía para todo clima con sensores y cámaras. Llamado "Angel" al principio por su capacidad de volar tan alto, el U-2 ha estado en operación desde 1955 y demostró la presencia de misiles soviéticos en Cuba en 1962, contribuyendo a evitar una guerra nuclear.

A medida que el Congreso empezará la semana próxima a redactar el proyecto de defensa, los legisladores evaluarán la propuesta de la Fuerza Aérea y la posibilidad de tomar medidas para salvar algunos de los aviones. Toda medida requeriría compensaciones ya que los legisladores trabajan dentro de límites presupuestarios. Los proponentes del avión recibieron recientemente un fuerte apoyo del comandante de las fuerzas en Corea del Sur.

Presionado por el senador independiente Angus King sobre peligros por el retiro del U-2, el general Curtis Scaparrotti dijo al Comité de las Fuerzas Armadas del Senado el mes pasado que, aunque comprende los requisitos presupuestarios, "el U-2 proporciona una capacidad única que al menos actualmente el Global Hawk no proveerá, y será una pérdida en inteligencia que es muy importante para nuestros indicadores y advertencias".

El titular del Comité de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes, el republicano Howard McKeon, manifestó preocupación por la posible desaparición del U-2, especialmente en vista de la creciente población de Seúl en dirección de la frontera y millones "dentro del alcance de la artillería de Corea del Norte".

AP