Daniel Venegas
3 de julio de 2013 / 08:11 p.m.

 

Ciudad de México  • El secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, calificó como un “engaño” y “una cortina de humo”, las declaraciones del presidente Enrique Peña Nieto en el sentido de que no se permitirá injerencia de funcionarios federales en las elecciones del domingo 7 de julio en 14 estados del país.

“Cómo creerle, si la afirmación la hace al cuarto para las nueve, cuando la maquinaria electoral de la compra del voto del gobierno federal y del PRI se puso en marcha desde hace meses, está todo listo para arrebatarle espacios a la oposición y querer llevarse carro completo”, advirtió.

Dijo que esto “es una mentira, no hay un PRI nuevo, no hay un compromiso verdadero de Peña Nieto, no hay ni hubo voluntad de realizar unas elecciones limpias, imparciales y transparentes, las denuncias de las irregularidades presentadas en las campañas, ahí quedaron, en la mesa de las instancias correspondientes, sin respuesta”.

Señaló que además, mientras se firmaba el agregado del Pacto por México “el PRI elaboraba su estrategia de llevar materiales de construcción, despensas y dinero en efectivo a los estados para la compra del voto”.

Por ello, cuestionó, “cómo creerle a Enrique Peña Nieto, cuando les dio manga ancha a sus gobernadores y a funcionarios federales para que a lo largo de las campañas operarán, sin ningún pudor, para garantizarle votos al PRI en estas elecciones”.