NOTIMEX
19 de mayo de 2013 / 05:27 p.m.

Bogotá • El principal reto de México es conseguir un crecimiento económico sostenible y proyectar su potencial hacia el exterior, aseguró el presidente Enrique Peña Nieto en entrevista concedida a la revista colombiana Semana.

"México se está fortaleciendo y transformando al interior, y a partir de ello busca proyectar todo su potencial hacia el exterior. Uno de los retos principales de mi administración es lograr un crecimiento económico sostenido", afirmó Peña Nieto.

Con "el respaldo de las distintas fuerzas políticas, iniciamos un proceso para incrementar la competencia en los distintos sectores de nuestra economía, como el de la telecomunicación", dijo a la publicación.

"Estamos transformando también nuestro sistema educativo y del mismo modo liderando una reforma financiera", subrayó el presidente mexicano que estará presente en la VII Cumbre de la Alianza del Pacífico, en la ciudad colombiana de Cali, los días 22 y 23 de mayo.

Para Peña Nieto, la Alianza del Pacífico, que forman Colombia, Chile, México y Perú, "busca consolidar un área de integración profunda, que se convierta en una plataforma de desarrollo económico y comercial".

"Debido a los avances, otros países han mostrado interés por adherirse y estoy seguro de que seguiremos avanzando hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas; así como en la vinculación de la región con los mercados de Asia Pacífico", dijo.

En el plano judicial, el presidente Peña Nieto dijo que la impunidad es un fenómeno de América Latina y en esta línea su gobierno está reforzando "las capacidades del Estado y mejorando la administración de justicia".

Señaló que "el objetivo es implementar y consolidar el sistema penal acusatorio, que permitirá juicios más cortos, evitar la corrupción y que la justicia sea expedita".

"En pocas palabras, estamos transitando de un sistema de justicia escrito a uno oral, abierto, transparente e imparcial", subrayó.

Explicó que el Pacto por México "es un acuerdo que manifiesta la voluntad del gobierno y las fuerzas políticas para impulsar las reformas que el país necesita para liberar su potencial".

"Es un consenso por encima de los intereses particulares, materializado en una agenda de trabajo", destacó.

Indicó que en "menos de un semestre, la suma de voluntades se ha traducido en reformas transformadoras como la de la educación, la nueva Ley de Amparo, que moderniza el máximo instrumento de defensa de los ciudadanos ante el poder público".

"Además se perfeccionó y promulgó la Ley de Víctimas; y finalmente, el Legislativo aprobó la reforma constitucional en materia de competencia económica y de telecomunicaciones. Ésta promete fortalecer los derechos vinculados a la libertad de expresión y al acceso a las tecnologías de la información", dijo.

Sobre la lucha antidrogas, Peña Nieto dijo: "es necesario repensar cómo vamos a combatir el tráfico y el consumo de drogas, porque la forma en la que se ha hecho durante las últimas décadas no ha dado los resultados deseados".

"Un avance sustantivo es la nueva política que estamos implementando en México: Esta pone énfasis en la prevención del delito y de las adicciones, y alinea los esfuerzos de distintas dependencias del gobierno federal y los estados para atender las causas de la criminalidad", dijo.

Respecto al debate que surge en torno a una eventual despenalización de las drogas, el presidente mexicano advirtió que en lo personal no está "convencido de que sea la respuesta al problema".

"Los grupos del crimen organizado han diversificado sus actividades, por lo que la legalización no evitaría el crecimiento de éstos, pudiendo incluso intensificar otros delitos", anotó.

En opinión de Peña Nieto, "es importante aclarar que un gobierno no puede tomar esta decisión de manera unilateral, todo el hemisferio tiene que hacer un frente común y definir la mejor manera de combatir el narcotráfico".